Entrevista al presidente de la Juventud Radical matancera, Santiago Tulián

La Juventud Radical de La Matanza, al igual que el partido, está en un proceso de reorganización en el que las elecciones internas resultaron una instancia significativa para dejar atrás divisiones que impactaron negativamente en el seno de la UCR local.

En ese contexto, Santiago Tulián triunfó en las urnas y se transformó en el nuevo presidente de la Juventud Radical en el distrito, aunque su asunción está supeditada a la de las autoridades a nivel distrital y provincial.

Tulían, de 23 años, trabaja como procurador en un estudio jurídico de la ciudad de Buenos Aires y estudia abogacía en la UBA. Hace cuatro años que se involucró en la militancia política partidaria luego de su paso por la presidencia del Centro de Estudiantes del Colegio Ward de Ramos Mejía.

Criado en el seno de una familia politizada reconoce en su abuelo, que falleció hace tres años, una influencia decisiva. “Él era peronista no kirchnerista y me incentivó mucho a que participara en política porque mucha gente de su generación no se involucró y le dejó el lugar a muchas personas que le hicieron daño al país, independientemente de la ideología”, explicó el representante joven de la UCR.

Por eso cuando finalizó el secundario se acercó al radicalismo, por un lado, con la mirada puesta en Marcelo T de Alvear, la figura histórica que más lo atrae y, por el otro, incentivado por las charlas mantenidas con su abuelo desde posturas políticas diferentes, aunque sin saberlo se convirtieron en el impulso para la elección de un camino que hoy parece auspicioso.

¿Qué significa para vos llegar a la presidencia de la Juventud de tu partido?

Quiero destacar que fue un trabajo colectivo con los chicos de la Juventud y con la ayuda de mayores. Pero respondiendo específicamente a la pregunta, hay que resignificar el cargo porque hay que tomar dimensión de la importancia que tiene. Si no se estuvo tan activo desde la Juventud Radical de La Matanza fue porque no se dimensionó esa importancia. Estamos hablando de uno de los partidos más grandes de la Argentina en uno de los distritos más grandes del país, que en cantidad de población es la quinta provincia. Mirá si no es un desafío.

¿Cuál sería tu trabajo desde tu rol como presidente de la Juventud Radical?

Hay muchas cuestiones para hacer. Hoy estamos llevando a cabo un proyecto de digitalización de la ficha de afiliación. Ya generamos una alternativa para la persona que se quiera afiliar al partido. Si bien no es oficial porque hay que cambiar la ley a nivel nacional, nosotros planteamos la premisa de que es arcaico, porque una persona que hoy se quiere afiliar tiene que llenar tres fichas en papel. También nos adherimos a una aplicación y generamos una comunidad de la UCR

¿Para qué va a servir la APP específicamente?

Tiene una sección de noticias donde por ahora una persona puede publicar una información vinculada con el partido y eso nos llega a todos. En el futuro la aplicación va a poder segmentar la noticia. Por ejemplo, yo puedo subir una de la UCR de Córdoba y que le llegue a las personas de esa provincia.

La otra variante que tiene es una especie de Twitter donde la gente publica comentarios y cuestiones vinculadas con un muro. La APP tiene una sección para crear accesos directos y lo que hicimos fue enlazar las direcciones de redes sociales de algunas juventudes radicales y la de la página oficial de la Unión Cívica Radical por una cuestión orgánica.

También cargamos la afiliación digital y hay tres herramientas más. Una es un formulario que se completa para asistir a eventos que se generen desde el partido, otra es la posibilidad de realizar encuestas y, la tercera, es la sección Archivos, en la que cargamos nuestras propuestas de la Juventud Radical de La Matanza. La idea es que lo haga todo el partido, a medida que esto se expanda.

Por otra parte, tenemos los canales de consulta sobre diversas temáticas. Por ejemplo, hay uno que se llama la Unión Cívica Radical La Matanza y sirve para que una persona realice una consulta que automáticamente le llega al presidente del partido para que la responda. Pero esta función se podría expandir a todo el país. En definitiva, la APP apunta a interconectar al partido.

¿Cuáles son los proyectos que querrías poner en marcha en tu gestión?

Hay un proyecto que tiene que ver con un proceso de digitalización de las afiliaciones. También otro vinculado con el medioambiente, en el que nosotros describimos la problemática y proponemos algunas soluciones. La idea es trabajarlo conjuntamente con el Instituto Moisés Lebensohn. Además, nos adherimos a la propuesta de la UCR de mayores sobre la creación de nuevos municipios porque creemos que es algo imprescindible para mejorar la calidad de vida de la gente en La Matanza. Por otra parte, con la ayuda de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora promocionamos los tests vocacionales porque muchas chicas y chicos no saben qué estudiar. También hay otras problemáticas vinculadas con la educación como la deserción escolar en la que nos interesa incursionar.

¿Cómo se gestó tu postulación a la candidatura a la presidencia de la Juventud Radical?

Yo milito desde hace cuatro años, en 2018 había una lista de unidad y yo fui como candidato a primer vocal y Sheila Pereyra como secretaria General. A partir de ahí seguimos trabajando, hasta que en 2020 quedé algo desesperanzado y me alejé, pero me vinieron a buscar los chicos y me dijeron que querían competir y que yo fuera el candidato a presidente, me convencieron y volví con todo.

¿Desde qué base territorial parten ustedes?

Nuestro ateneo está en Ramos Mejía, pero nuestro grupo está formado por chicos de diversas localidades de La Matanza. Hay de San Justo, Villa Luzuriaga, Ramos Mejía y de La Tablada. La idea es expandirse.

¿Cómo se estructura el trabajo de la Juventud con la mesa del comité de mayores?

Nosotros tenemos una agenda propia, pero coincide mucho con la de mayores al estar con Gustavo Barresi y compartir su forma de trabajar y su conducción. Pero obviamente que la Juventud debe tener su propia autonomía. La idea es generar liderazgos para que se formen las personas y eso se logra a través de la autonomía.

¿Guido Golluscio también viene de la juventud radical y llegó a ser candidato a concejal sin el acuerdo de la mayoría, lo que generó conflicto ¿Cuál es la relación que ustedes tienen con ese sector?

Con él no hay ninguna relación. Y con el hermano competimos en la elección interna, pero trato de demostrar que a pesar de que nos perjudicó lo que nos hicieron, aunque no nos olvidamos de lo que pasó (impugnaron una mesa en la interna), hay un proyecto superior que es la construcción de la Juventud Radical de La Matanza, de la que Tomás Golluscio es parte. Pero si él no quiere integrarse será un problema personal suyo.

Yo me comuniqué con él para decirle que se siente a nuestra mesa a pesar de todas las diferencias, porque yo busco y aspiro a que esto crezca, y para eso hay que tener una mentalidad más ambiciosa, entonces la idea es generar competencia interna. Por ejemplo, a nuestro grupo la competencia interna nos hizo crecer como actores políticos y también nos ayudó a convocar a gente nueva. Y eso es gracias a la competencia interna, porque es saludable y hay que promoverla.

Y con los dirigentes actuales

Hoy vi un posteo que decía: “si yo no fuera un poco romántico no podría ser radical, pero si no me gustara ganar tampoco podría serlo”. Qué quiero decir con esto. Quizá hubo algunos dirigentes que no tuvieron esa vocación ganadora que hace que uno no se identifique tanto. Nosotros nos identificamos mucho con Martín Lousteau. Pero, además, Hay mucha gente emergente y siento que hay que salir a mostrarse porque tenemos materia prima.


Open chat