La Federación Empresaria de La Matanza pide que se extienda el apoyo del Estado ante el recrudecimiento de las restricciones

La Federación Empresaria de La Matanza se unió al reclamo de federaciones, cámaras de industriales y comerciales para que las autoridades gubernamentales suspendan obligaciones que deben afrontar estos sectores ante la paralización temporal de sus actividades en el marco del aislamiento social.

Las entidades, que acompañan las medidas adoptadas por el Gobierno nacional, “exigen que se disponga una pausa total de nuestras obligaciones, que se suspendan todos los vencimientos impositivos, laborales y previsionales nacionales, provinciales y municipales”, de acuerdo al comunicado firmado por la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires, la Federación Económica bonaerense, la Confederación Económica provincial, la Asociación de Industriales de la provincia de Buenos Aires (ADIBA) y la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP).

En el documento, además reclaman que se prorroguen los venciminetos bancarios y las facturas de los servicios públicos y que “se reinstaure el ATP para nuestro personal y, fundamentalmente, que se avance con el proceso de vacunación de todos nuestros colaboradores”.

La Federación Empresaria de La Matanza, que nuclea a las Cámaras de comerciantes de Ramos Mejía, San Justo, La Tablada, Isidro Casanova, Villa Celina, entre otras; manifestó su apoyo al reclamo para continuar con el desarrollo de sus actividades ante el temor de que muchas de las más de 50 mil pymes comerciales del distrito cierren sus puertas y dejen sin trabajo a numerosas familias.

Desde el sector también esbozan una crítica, debido a que consideran que durante la crisis sanitaria cumplieron con los protocolos necesarios para hacer de los comercios espacios seguros para cuidar tanto a los trabajadores como a los clientes. Sin embargo, “hemos sido testigos de la proliferación de fiestas clandestinas, venta informal sin ningún protocolo y reiteradas manifestaciones que no hicieron más que poner en riesgo la salud de la población”, enfatizaron en el comunicado.

A más de un año con cuarentena y estrictas restricciones “agotamos nuestras reservas y liquidamos parte de nuestro stock para poder sobrevivir y llevar a nuestros hogares el sustento diario. Aun así muchos comercios quedaron en el camino después de años de trabajo y esfuerzo. Hoy nuestra vida comercial es día a día. Si no vendemos no podemos seguir”, sostienen ante un panorama de crecientes dificultades.

El reclamo se realiza a pesar de que el gobierno bonaerense lanzara, hace dos días, el segundo paquete de medidas de contención económica en menos de un mes, que contendrá perdones impositivos a varios sectores, subsidios a micro y pequeñas empresas y la ampliación del alcance del programa de aportes para pagar ingresos “Preservar Trabajo”.

Kicillof había anunciado el primer paquete –de $ 70 mil millones- el 30 de abril pasado, cuando el presidente Alberto Fernández firmó el DNU con las medidas anti Covid. Contenía ampliación de coberturas sociales –entre ellas del Servicio Alimentario Escolar-, jubilaciones, pensiones y de políticas crediticias para el sector productivo.

Según detalló la Gobernación, una parte de las decisiones las aplicará ARBA que no cobrará retenciones de Ingresos Brutos a salas de teatro y complejos cinematográficos, discotecas y salones de fiesta, restaurantes y bares en espacios cerrados, establecimientos deportivos, jardines maternales y Centros de Atención de Desarrollo Infantil.

Además, durante julio, agosto y septiembre se aplicará alícuota 0% en los regímenes de retenciones, percepciones bancarias y tarjetas. ARBA, en tanto, relanzará un plan de pagos para regularizar deudas impositivas vencidas desde el 1 de enero al 31 de agosto de 2021, que incluye a los Ingresos Brutos, Inmobiliario y Automotores. También se suspenderán los embargos judiciales hasta agosto.

El Gobierno nacional, por su parte, informó que se ampliará el programa Preservar Trabajo para los rubros transporte, panaderías y confiterías, mueblerías; jugueterías, artículos de librería, fabricación y reparación de maquinarias, edición e impresión, curtido y cueros. Para este programa se elimina la incompatibilidad con el ATP para las actividades más afectadas, aunque sin embargo, será incompatible con el REPRO II. 


Open chat