Así quedó remodelada la plaza Bomberitos

Las plazas y los espacios verdes adquieren un lugar de relevancia en los centros urbanos debido a que se constituyen en un ámbito de recreación para niños a través del uso de los juegos y, también, de la antigua pero siempre vigente calesita, que aún gira en los pocos espacios públicos de la ciudad.

La plaza Bomberitos de Ramos Mejía reabrió, luego de un año y diez meses de estar cerrada por refacciones, y volvió a convertirse en el lugar de reencuentro de los vecinos y vecinas del barrio, a pesar de los reparos manifestados por numerosos miembros de la comunidad debido a las aglomeraciones percibidas desde el momento de su apertura por la circulación de la Covid-19.

En agosto de 2019 el Municipio anunció el cierre de la plaza para la realización de trabajos de mantenimiento por un costo superior a los 18 millones de pesos.

En junio de 2020, la Dirección de Arquitectura dependiente de la Secretaría de Obras Públicas, informó que los trabajos formaban parte de un proyecto integral que incluiría la construcción de veredas más anchas, nueva iluminación, una fuente y juegos infantiles y aeróbicos.

La apertura del espacio verde barrial permitió que se vea plasmado el proyecto ejecutado desde la comuna: jerarquización de los accesos, principalmente el de la Avenida San Martín. En el extremo cercano a la calle Acha y la Av. San Martín se emplazó una fuente y, además, se restauró la estatua del bombero para ubicarla en el centro de la plaza.

Por otra parte, se preservaron y revalorizaron los árboles añejos, que integran un recorrido formado por el circuito peatonal y aeróbico. También, se instalaron juegos, areneros, mesas y bancos en lugares con sombra y riego por aspersión de la vegetación colocada.


Open chat