Kowa, productor musical de La Cúpula Bar Rock

Kowa es el apodo con el que elige ser identificado el productor musical que hizo de La Cúpula Bar Rock de San Justo, un espacio en el que las bandas pueden brindar sus recitales al público del oeste del Gran Buenos Aires.

Pero Kowa también es manager de bandas, músico y líder de un grupo de rock que convirtió a La Cúpula en su centro de operaciones para las actividades que realiza en forma conjunta con su Socio Martín Yaffar.

Formado en el conservatorio Leopoldo Marechal Escuela de Arte de La Matanza, se graduó como profesor de Guitarra en Género Tango y, a partir de ese momento, buscó su lugar en el difícil mundo de la música al ofrecerse como organizador de eventos en los que participaran bandas para poder tocar con la propia, en lugar de esperar que los contrataran.

El productor musical de La Cúpula cuenta que, en 2012, conoció a un grupo que se especializaba en la organización de eventos al aire libre y prestaba su sistema de sonido a dos bares de Casanova y a uno de San Justo.

“Yo los conocía porque iba a ensayar con mi grupo y les ofrecí organizar eventos para nuestra banda y otras amigas. En unos meses pasé a encargarme de la organización de los shows en vivo en los tres bares. En su mayoría combinábamos rock y sus derivados, un poquito de metal, de punk, de reggae, pero predominaban los recitales de las bandas de rock”, explica Kowa.

Ese fue el primer paso en su faceta de productor y le sirvió para acumular la experiencia necesaria para aprovechar la oportunidad cuando la suerte golpeara su puerta. “De casualidad, el padre de mi novia me escuchó hablar de lo que hacía y me propuso abrir un bar en sociedad con él para producir shows en vivo, que era lo que sabía”, cuenta el músico.

El proyecto se materializó en agosto de 2015, cuando pudieron realizar la apertura formal de La Cúpula Bar Rock en San Justo.

Kowa rememora los inicios hace 6 años: “Yo tenía la experiencia de otros bares y sabía lo que tenía que hacer para ofrecerles comodidades a las bandas, entonces, hicimos un buen camarín, le pusimos un telón al escenario y una valla para que se mantenga la distancia entre la banda y el público”.

A los dos meses quedó solo a cargo del bar y de la organización de los recitales y, fue en ese momento, en el que convocó a su actual socio para que lo ayudara en la organización de los shows en La Cúpula.

Kowa recuerda que tuvieron éxito con el bar y que los shows en vivo funcionaron desde el principio, tanto que el año de la apertura “fue el mejor de todos. La realidad económica de ese momento hacía que la gente tuviera otro poder adquisitivo. La relación entre lo que podían gastar en una noche con el sueldo que percibían era otra, por lo que se consumía mucho más que en los años siguientes. Llegar a ese nivel de consumo ahora es imposible”.

Kowa asegura que la clave para que funcionara su proyecto fue ser músico, “porque conocía los problemas que tienían las bandas y podía estar más cerca de ellos y no sólo cumplir con la función empresarial y recaudar dinero”.

¿Cambió la relación de las bandas con los productores de espectáculos?

Con el tiempo fue cambiando la visión de las bandas en relación con la manera en que tienen que tomar su trabajo y hasta dónde pueden reclamar. Ahora es mucho más fácil cerrar una fecha con una banda, porque solamente hay que decir cómo es el arreglo, qué porcentaje se divide y que atención va a haber y listo.

¿Formaba parte de tu idea tener el lugar para promover bandas nuevas?

En realidad, me interesa y mucho la promoción. Hice recitales en donde invité a bandas de otras ciudades o provincias. Cuando me entero de que hay una banda que está de gira trato de hacer un hueco para que muestren acá lo que hacen. A mí como productor también me sirve. Hay un ida y vuelta. Al tener un lugar propio para ofrecerles lo puedo hacer.

¿Cuál es la banda que soñabas que tocara en La Cúpula?

La banda Cuentos Borgianos. La seguí por mucho tiempo y después de grabar algunos discos se separaron. En 2016 volvieron y fui a verlos al Teatro Vorterix como público, nunca pensé en tener una relación con ellos y menos organizarles una fecha.

Cuestión que semanas después me escribe uno de ellos, no sé cómo se enteraron, y me dice que están haciendo una gira por el conurbano y que les gusta La Cúpula para tocar. No lo podía creer, hacía dos meses los había ido a ver tocar y se comunicaron conmigo. Terminamos haciendo tres shows y hasta me di el lujo de tocar como telonero con una de mis bandas.

¿Mencionaste que integrás bandas?

Yo toco en dos bandas actualmente. En una soy uno de los líderes porque la formé junto al cantante. Esa banda se llama FuriosoD (en honor a un personaje de Los Simpsons). En la otra, que se llama Nower, soy bajista y fui el último músico en incorporarse, por lo que soy más un músico acompañante porque la banda ya estaba en formación.

¿Es difícil para las bandas instalarse y ganarse un lugar?

En Pandemia cerraron varios bares o lugares para que toquen las bandas, aunque hay algunos en la zona oeste. Estos espacios tienen tres tipos de característiscas: el lugar que sólo te brinda el espacio físico y tenés que llevar el sistema de sonido y los equipos; después están los que te brindan lo necesario pero son de un nivel intermedio y, finalmente, están los lugares con sistemas profesionales aptos para shows grandes.

En los últimos años se fueron profesionalizando las salas porque la gente y los músicos comenzaron a exigir más, por lo que optimizaron la infraestructura técnica y la comodidad de los camarines, incorporaron el telón y mejoraron la asistencia que brindan los técnicos.

¿Cómo los trató la pandemia?

Después que se anunció la cuarentena cerramos, por lo que estuvimos trabajando sin público de marzo a diciembre. Pero la pandemia nos dio el puntapié inicial para empezar un nuevo proyecto. Lo que hacíamos hasta ese momento era grabar a las bandas cuando actuaban, pero no generábamos contenidos fuera del show. Hasta que a mi socio se le ocurrió filmar los recitales para transmitirlos en vivo.

En abril comenzó a funcionar el canal en YouTube, pero comenzamos a pasar videos viejos de lo que veníamos grabando. Recién en septiembre hicimos los streaming y, después de los dos primeros, cuando la gente y las bandas vieron la calidad del producto que logramos en vivo se me llenó la agenda de los tres meses siguientes.

Entonces comenzamos a ver el potencial del canal por la cantidad de gente que se suscribió y por la cantidad de visitas y horas generadas en poco tiempo. Ahí se le dio fuerza al proyecto de generar contenidos por fuera de los shows e impulsamos la creación de programas generados por nosotros y también en colaboración con otros productores.

¿En ese momento surgió La Cúpula Media?

Sí, porque se nos abrió un abanico de posibilidades al momento de hacer streaming por lo que empezamos a generar contenidos, a hacer programas y ahí es donde el canal toma otra identidad porque dejó de ser solamente de contenido musical y shows, para convertirse en un canal con otras propuestas.

Antes de la segunda ola teníamos dos programas que iban los miércoles y jueves, pero a partir del lunes 2 de agosto lanzamos el nuevo proyecto, La Cúpula Media (https://www.youtube.com/channel/UCzJ_anv51s8odN7iaqsZhug), que consiste en la emisión de 12 horas diarias de programación variada, de lunes a viernes, pero con una fuerte apuesta al horario del prime time debido a que, en el segmento de las 20:00 a 22:00, se emiten programas de producción propia.


Open chat