Las dos caras de la Estación Ramos Mejía: remodelación de los andenes y obradores que obstruyen parte de Rivadavia

Las obras iniciadas por Trenes Argentinos en la Estación Ramos Mejía prometen su modernización definitiva: construcción de un nuevo andén central con acceso en los extremos, un remodelado hall central con boletería, reconstrucción de veredas y mejoramiento integral del túnel existente.

En tal sentido, desde el organismo aseguraron que las tareas concluirán en 10 meses y demandarán una inversión de 140 millones de pesos, en el marco del Plan de Modernización del Transporte Ferroviario.

La demolición del túnel y la habilitación de los andenes laterales, en 2018, dejó a la estación en un estado de obra permanente con los consecuentes inconvenientes que implicó la paralización de los trabajos para los usuarios.

Pero, además, desde la suspensión del soterramiento hay un carril menos en la avenida Rivadavia porque no se desarmaron los pequeños obradores que se instalaron. Asimismo, hay quejas permanentes de vecinos por la inseguridad que genera en torno al antiguo acceso peatonal ahora bloqueado, con la consecuente basura que se acumula y que se convierte en un foco permanente de enfermedades.

Por otra parte, desde Trenes Argentinos explicaron que las obras buscan mejorar y reorganizar la circulación peatonal en la estación, también el tránsito vehicular y de transporte público sobre la avenida Rivadavia, en el lado Sur, y también en Alem, al Norte de las vías.

Sin embargo, no se informó si las tareas comprenden el retiro de los obradores que se constituyen en un recuerdo permanente de la paralización del soterramiento desde enero de 2019, lo que hizo imposible que se cumpliera con la promesa inicial para su inauguración en 2022.

No obstante, las autoridades ferroviarias prometieron la construcción de refugios sobre la avenida Rivadavia con iluminación, como también la restauración del edificio de la estación con una nueva boletería y oficinas operativas.