domingo, abril 21, 2024
DESTACADA

Boleta Única: ventajas y desventajas de un instrumento electoral que se utiliza con éxito en 5 distritos del país

El debate sobre la implementación de la Boleta Única como un nuevo instrumento de votación para las elecciones presidenciales y legislativas de la Nación se instaló y, como de costumbre, desde los espacios políticos mayoritarios adoptaron posturas opuestas.

La Cámara de Diputados de la Nación es el ámbito en el que se discute el reemplazo de las tradicionales listas sábana por un nuevo instrumento que fue implementado con éxito, por ejemplo, por el Socialismo en Santa Fe.

Por lo tanto, el sistema no es novedoso debido a que funciona para la elección de cargos provinciales en Santa Fe, Córdoba, Salta, Mendoza y, además, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). 

Sin embargo, no hay un sólo tipo de Boleta Única, lo que se convierte en una complicación adicional para que los diputados lleguen a un acuerdo en las tres comisiones parlamentarias que tratan el tema.

La Boleta Única es un instrumento de votación que muestra toda la oferta de candidaturas de un distrito en uno o varios papeles y el voto se hace efectivo al marcar los casilleros correspondientes a los partidos o frentes electorales para cada cargo electivo, por ejemplo, diputados, senadores, intendentes, entre otros.

El instrumento propuesto también incluye la opción del voto en blanco al dejar los casilleros sin marcar.

En Córdoba, por ejemplo, en una misma boleta y en una sola carilla se concentra la oferta electoral total de la provincia, que incluyen los candidatos a cada una de las categorías, pero además, ofrece la opción de votar a la lista completa.

En Santa Fe, en cambio, el votante recibe 5 boletas por cada cargo, identificadas por colores: la de gobernador es celeste; la de diputados provinciales, violeta; la de senadores provinciales, amarilla; la de intendente, verde; y la de concejales, roja.

Entre las ventajas que presenta la Boleta Única en papel es que la impresión la realiza el Estado, sin la participación de los partidos políticos. Pero tal vez un aspecto relevante lo constituya que no haría falta que los fiscales vayan a los centros de votación para chequear los posibles faltantes de boletas debido a que habría una sola papeleta por votante. Con esto se terminarían las prácticas como el robo de boletas, las roturas o las boletas truchas.

Asimismo, la Boleta Única es más económica y ecológicamente sostenible, ya que en el sistema actual se consume una gran cantidad de papel, tinta y otros materiales no biodegradables. También el conteo resulta más sencillo, debido a que de acuerdo a su diseño y a su tecnología, la boleta única de papel podría ser leída con sistemas de escaneo veloces y seguros.

Una de las posibles desventajas está vinculada con la complejidad del esquema de distribución de cargos electivos en las provincias, aunque las experiencias en dos distritos grandes como Córdoba y Santa Fe demuestran que el nuevo instrumento que se propone es viable.

Sin embargo, si en la provincia de Buenos Aires, de acuerdo con lo establecido por ley, se realizan las elecciones primarias el mismo día que las PASO nacionales, serían muchos los cargos y postulantes por cada partido, lo que haría que el tamaño del papel sea de dimensiones incómodas. 

La elección del orden de ubicación de cada fuerza política en la boleta única también puede ser controversial, aunque todo apunta a que sería por sorteo.

Entre las críticas esbozadas desde los sectores que se oponen a la implementación de la Boleta Única a nivel país es que implicaría instruir a la ciudadanía sobre la manera de hacerlo, lo que en una primera instancia ocasionaría gastos en materia de publicidad oficial para que el acto eleccionario funcione con corrección y los votantes comprendan el sistema