domingo, febrero 25, 2024
INSEGURIDAD

Villa Luzuriaga: Marchan para pedir justicia por el crimen de una mujer asesinada frente a su hijo de 5 años

A un año del femicidio de Gloria Cristina Domínguez Zimmerman, la joven asesinada frente a su hijo de 5 años en un predio abandonado de Villa Luzuriaga, familiares y amigos se concentraron el pasado sábado para pedir “justicia” por el crimen que tiene a un hombre detenido, que podría ser juzgado por un jurado popular.

El acusado Juan Leonardo Doval (41), quien tenía antecedentes penales por delitos sexuales, deberá decidir si será juzgado por un jurado popular o por un tribunal técnico dado que la causa ya fue elevada a juicio por el fiscal de instrucción Gastón Duplaa.

En el acto, que comenzó a las 11:00 sobre la calle Monseñor Bufano 865, participaron unas 300 personas, entre las que estaba Benerio Ocampo, esposo de la víctima, y su hijo que actualmente tiene 6 años y quien entregó panfletos a las personas que pasaban por el lugar.

El asesino “había salido por buena conducta nueve meses antes del crimen, hubo un solo control a esta persona respecto al cumplimiento de los requisitos impuestos y no le hicieron ningún seguimiento”, dijo Cristian Marmora, esposo de la prima hermana de la víctima.

Por ello, los familiares reclamaron este sábado para que el “Estado judicial nacional se haga responsable por las pérdidas de vidas evitables al liberar violadores y asesinos sin control alguno”.

“Esto le pudo pasar a cualquier persona porque soltaron a alguien que no se lo controló y se le facilitó un sitio para cometer el crimen porque era un lugar abandonado”, añadió Marmora.

Doval, quien está a disposición del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de La Matanza, fue imputado por el delito de “abuso sexual con acceso carnal, homicidio agravado por ser criminis causa y por femicidio”, cuya pena en expectativa es la de prisión perpetua.

El cuerpo de la víctima fue encontrado en la noche del lunes 14 de junio de 2021 en un predio abandonado donde funcionaba un centro terapéutico en Villa Luzuriaga, tras el pedido de auxilio de su hijo, de 5 años. Según las fuentes, los policías arribaron al lugar y hallaron el cadáver semidesnudo de una mujer que presentaba golpes en la cabeza.

El informe preliminar de autopsia reveló luego que Domínguez Zimmerman murió producto de un fuerte golpe en la cabeza y que presentaba indicios de haber sufrido un ataque sexual.

La clave para identificar al sospechoso fue la imagen de una cámara de seguridad en la que se observa el paso de la mujer junto a su hijo acompañados por un hombre. Los investigadores determinaron que este hombre engañó a la víctima con el pretexto de venderle una panchera que ella pretendía incorporar a su kiosco.

Además, Marmora recordó que también fue importante el testimonio del hijo, quien al ser visto por testigos les refirió que la habían matado a su madre y que tras ello Doval le “dio dos cachetazos” para que se fuera pero el niño le respondió que ella le había dicho que la esperara ahí.

El acusado fue apresado un día después del femicidio en una parrilla de Tapiales por efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza.

Doval fue localizado en un puesto ubicado debajo de un puente en cercanías del Mercado Central y que se había afeitado el rostro para modificar su fisonomía respecto de las imágenes que se habían difundido para dar con su paradero.

El sospechoso era buscado desde el mismo día del hecho cuando quedó registrado por las cámaras de seguridad mientras caminaba junto a la víctima de 29 años y su pequeño hijo poco antes del asesinato, se resistió al arresto a cargo de los detectives de la DDI.

Sin embargo, pudo ser reducido por los efectivos y luego fue trasladado a una comisaría de Ramos Mejía, donde permaneció alojado hasta que fue llevado a la sede judicial para ser indagado por el fiscal Duplaa, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza.