Hallan muerta en su casa de González Catán a la enfermera desaparecida

La enfermera que estaba desaparecida desde el viernes último fue encontrada ayer muerta en un galpón del fondo de su casa, en la localidad de González Catán, y su pareja quedó detenida, mientras los peritos procuran establecer las causas del deceso.


Se trata de Elizabeth Julia Di Legge (47), quien trabajaba en el Hospital Churruca y convivía con sus tres hijos y su pareja, Silvio Eduardo Espíndola (44), en un inmueble situado en calles Larre y Conde, de González Catán.
La mujer había sido denunciada como desaparecida el sábado pasado por Espíndola, quien también trabaja como enfermero, por lo que personal policial realizó ayer al mediodía una inspección en la casa con un can rastreador.

Durante el procedimiento, el perro señaló un galpón ubicado en el fondo del mismo predio, al cual ingresaron tras romper la puerta. Una vez en el interior, los policías hallaron el cadáver de la mujer que tenía colocada una sonda y una aguja de jeringa en su brazo, dijeron los informantes.

Un vocero de la investigación indicó que, a simple vista, el cuerpo no presentaba lesiones, por lo que los peritos trabajaron en la escena en procura de determinar la causa de muerte.
En el lugar también se presentó el fiscal Matías Folino, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 3 de Gregorio de Laferrere, quien tiene a su cargo la causa que inicialmente se caratuló como “averiguación de paradero”. Además, interviene personal de Homicidios en procura de determinar si se trató de un femicidio, entre otras hipótesis.

Si bien restan conocer los datos de los peritajes médico forenses, el fiscal dispuso la aprehensión del Maldonado, en principio, por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”.
Ante esta situación, la causa pasó al fiscal Federico Medone, de turno en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de La Matanza. Los funcionarios judiciales estiman que los resultados de la autopsia recién se conocerían a partir de hoy.

El hallazgo del cuerpo se produjo horas después de que en la mañana de ayer Espíndola dio una entrevista a Todo Noticias desde su propia casa y en la que dijo que el último contacto que había tenido con su mujer fue a las 10 del viernes último, a través de Whatsapp.

El hombre contó que Di Legge ingresaba a trabajar al Churruca después del mediodía y que solía viajar en el ferrocarril Belgrano Sur hasta la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).
“La noche anterior nosotros tuvimos una discusión, pero ni siquiera hubo gritos; fue una discusión que la tuvimos en la cama y después ambos nos dormimos”, relató Espíndola y agregó: “Todo me indica que al otro día ella salió de casa a trabajar normalmente.”

El hombre explicó que el viernes él entró a trabajar al mismo hospital por la mañana y que la dejó durmiendo con sus hijos. “Cumplí mi turno y recién a la noche me enteró que ella no fue a trabajar”, contó el enfermero, quien recordó que la mujer le dejó una nota escrita a mano a su hijo más chico en el que la que decía “Me fui a trabajar.”

A su vez, desde la Municipalidad de La Matanza también difundieron unas fotografías y datos personales de Di Legge a través de las redes sociales para pedir la colaboración de la ciudadanía en la búsqueda de la mujer.