El arco político e institucional matancero se expresó sobre el atentado a Cristina Fernández

Amplios sectores del arco político e institucional matancero y provincial se manifestaron de manera diversa ante el atentado perpetrado contra la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández.

En tal sentido, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, se reunió ayer con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, e intendentes de la provincia y resaltaron que “el atentado no fue hacia una persona, sino a la democracia. Debe ser un antes y un después en la política del país”.

Previo a la reunión que mantuvieron los intendentes en una pizzería en la calle Lima al 1102 de la Ciudad de Buenos Aires, Espinoza dijo en que el intento de asesinato a la Vicepresidenta es “una imagen imborrable en la mente de los argentinos” y que “nunca tenía que haber pasado”.

En ese marco, el intendente señaló que toda la sociedad debe hacer una “profunda reflexión” de lo que sucedió en los últimos años en el país.

En la marcha a Plaza de Mayo, que nucleó aayer a diversos sectores que repudiaron el atentado contra la vicepresidenta, se mostró el rector de la Universidad Nacional de La Matanza, Daniel Martínez, que se expresó en “defensa de un futuro sin de odio y sin violencia”.

Por su parte, el presidente de la UCR local, Gustavo Barresi, expresó a través de sus redes:

“Ojo!!! ahora el mensaje debe partir de la clase dirigente y declaraciones de responsables del gobierno y el sindicalismo que lejos de llamar al consenso exacerba posiciones no nos hace nada bien”.

En tanto, la corriente Evolución Radical La Matanza emitió un comunicado en el que expresó: “Repudiable hecho de violencia a la vicepresidenta de la Nación. Debemos de una vez y para siempre trabajar juntos para asegurar que la democracia y la paz nunca sean vulneradas. Exigimos un pronto esclarecimiento”.

La diputada nacional por el Frente de Izquierda, Romina Del Plá, sostuvo: “repudiamos enfáticamente el atentado y reclamamos su inmediato esclarecimiento. Nuestro repudio al atentado no implica ninguna solidaridad política con el gobierno ajustador”, aclaró.

En tal sentido, desde el Partido Obrero indicaron que no concurrieron a la movilización porque promueve una acción independiente, lo que le permite denunciar que “existen grupos fascistas que actúan de manera abierta con el aval de las fuerzas de seguridad y el aparato del Estado. Y, además, que la campaña (de odio y de violencia) fue alimentada desde el Estado nacional y provincial y de representantes políticos tanto del oficialismo como de la oposición”.

Por su parte, el presidente del Partido Socialista matancero, Arturo Ter Akopian, expresó: “Repudio el atentado que sufrió la viepresidenta de la Nación y los discursos de odio que fomenta la violencia. Debemos respaldar la democracia para lograr consensos y defender al pueblo. Bajo ninguna circunstancia es tolerable que amenacen la vida de una persona”.

Desde el PRO matancero, Alejandro Finocchiaro publicó en sus redes sociales: “Repudiamos toda manifestación de violencia y exigimos que el o los autores sean encontrados, sean juzgados y condenados. Esto no debe entenderse como un apoyo a las posiciones de Cristina Fernández de Kirchner. Que nosotros repudiemos, con toda claridad, los discursos de odio no debe ser leído como un aliento a su impunidad. Cristina Fernández también debe terminar de ser juzgada de acuerdo a las leyes de la República. Llamamos a la concordia, a sostener la institucionalidad en la República Argentina, estamos llamando a recuperar la normalidad”.

Ataque

Las imágenes de la televisión Pública captaron el momento en el que un hombre, el jueves por la noche, burló la custodia de Cristina Fernández y gatilló con un arma al rostro de la vicepresidenta de la Nación. cuando estaba por ingresar al edificio en el que reside en el barrio porteño de Recoleta.
El agresor, identificado como Fernando Andre Sabag Montiel, de nacionalidad brasileña, que fue capturado por los custodios de la titular del Senado y luego quedó detenido por agentes de la Policía Federal.