Comenzó el juicio a uno de los acusados de asesinar a un joven en La Tablada

El juicio contra uno de los acusados de haber participado en el crimen del joven de 20 años, Alan Bravo, comenzó ayer en los Tribunales de La Matanza. Se trata de Daniel “Dani” Mareco (25), que fue detenido por el delito de “homicidio criminis causa”, que prevé la pena de prisión perpetua. 

Bravo fue asesinado de un balazo en el tórax porque los dos delincuentes que lo asaltaron no sabían manejar su auto que querían robarle, en enero de 2021, en La Tablada.

Desde las 9:00 de ayer el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de La Matanza escuchó alrededor de 15 testigos que respondieron las preguntas del fiscal Alfredo Luppino y de la defensa. 

“Esperamos que sea condenado a la máxima pena, es lo único que se merece”, dijo la madre de la víctima, representada por el abogado Daniel Campos. 
Por el crimen, otro joven que al momento del hecho tenía 17 años será juzgado por un Tribunal del Fuero de la Responsabilidad Penal Juvenil que podría homologar un juicio abreviado. 

El fiscal Luppino buscará acreditar que Mareco participó en el homicidio cometido en la noche del sábado 23 de enero de 2021. 
Bravo se encontraba en la casa que alquilaba en las calles Pedro Goyena y Las Heras de la localidad de La Tablada, y fue sorprendido por dos delincuentes que intentaron robarle el auto Peugeot RCZ color blanco, que había comprado recientemente.

En esas circunstancias, los asaltantes efectuaron un disparo de arma de fuego que impactó en la zona del tórax de la víctima, y luego escaparon.

“Para mí, le dispararon porque no sabían manejar el auto que es automático. Por eso luego de robarle el celular y la billetera lo hacen volver”, había dicho uno de los hermanos tras el asesinato.

El informe preliminar de autopsia determinó que el disparo que mató a Bravo ingresó por el tórax con orificio de salida, señalaron las fuentes.

Días después, “Dani” fue detenido por personal de la Policía de la Ciudad en Ciudad Oculta, en el barrio de Villa de Lugano, y al solicitar sus antecedentes la justicia porteña determinó que tenía un pedido de captura por el crimen de Bravo.

En un principio, la causa había quedado a cargo del fiscal Gastón Duplaá, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) temática de Homicidios de La Matanza.

Sin embargo, un adolescente de 17 años sospechoso de haber sido el cómplice del hecho había sido detenido en Mataderos mientras iba a bordo de un auto robado horas antes, por lo que el expediente pasó a ser investigado por el Fuero Juvenil. 

En tanto, los voceros añadieron que un hermano de Mareco está detenido por el crimen del policía Ezequiel Miño, asesinado a balazos delante de su mujer, integrante de la misma fuerza, y sus tres hijos al ser asaltados el 9 de marzo de 2020 en la casa de unos amigos en La Matanza.