La Matanza: Se anticipa una fuerte disputa en el peronismo local por la intendencia 

La disputa por la Intendencia matancera del próximo año se prevé con ciertas turbulencias, principalmente, entre los referentes del peronismo local, si se tiene en cuenta la agresión denunciada por militantes del Movimiento Evita cuando realizaban pintadas en favor de la precandidata Patricia Cubría.

La reacción del arco político matancero fue dispar y se vio reflejada en la asistencia a la denominada “misa por la paz y la convivencia democrática”, organizada por el Movimiento Evita en la Catedral de San Justo el pasado viernes 2 de diciembre.

En primera fila se mostraron Cubría junto a su pareja Emilio Pérsico, líder del Evita y funcionario; además del presidente de la UCR matancera, Gustavo Barresi, y otras figuras vinculadas con el PRO.

Las ausencias fueron significativas, debido a que no asistió el intendente Fernando Espinoza ni tampoco envió a funcionarios de su gobierno para hacer acto de presencia en el oficio religioso que, en realidad, se transformó en un acto de relevancia política.

Los dirigentes de los movimientos sociales con fuerte arraigo en la comuna eligieron un templo religioso para manifestarse públicamente en contra de la agresión denunciada por ocho militantes de la organización, que afirmaron haber sido atacados con golpes de puño y amenazados con armas de fuego cuando realizaban pintadas en territorio matancero.

Curiosamente, desde sectores vinculados con el oficialismo a nivel nacional están convirtiendo en moda la realización de actos de desagravio en templos religiosos. El antecedente fue la realización de la “misa por la paz y fraternidad de los argentinos”, realizada en la basílica de Luján y convocada por el presidente Alberto Fernández, en repudio al atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández.

El trasfondo de la confrontación en terreno matancero es la confirmación de la precandidatura a la Intendencia local de la dirigente social Patricia Cubría, que le disputará el poder a Espinoza desde el mismo sector del peronismo, lo que generó reacciones adversas en el oficialismo local y que, además, representa una clara señal de rechazo hacia el gobierno del actual mandatario distrital.

Por su parte, desde el Frente de Izquierda Unidad (FIT-U) rechazaron los actos de violencia recibidos por los militantes del Movimiento Evita a través de declaraciones públicas del actual concejal Juan Romero.

“Desde nuestro espacio nos solidarizamos con el movimiento Evita y repudiamos el accionar violento de estas patotas que intentan apropiarse del espacio público. Exigimos al estado municipal que garantice que cada fuerza política pueda expresarse libremente”, aseguró Romero.

“Lamentablemente estas prácticas violentas no son nuevas, en el curso de nuestra campaña electoral del año pasado sufrimos ataques físicos por parte de patotas que se referencian con el PJ local en varias ocasiones y en diferentes puntos del distrito mientras desarrollábamos nuestra actividad militante”, manifestó el edil por el FIT-U.

Por otra parte, Périsico se mostró en la misa junto al diputado Leonardo Grosso, el titular de Barrios de Pie Daniel Menéndez y el diputado y líder de la Corriente Clasista Combativa (CCC) Víctor Alderete.

En tanto, Cubría elevó la trascendencia del suceso al señalar: “esto más que un ataque a nuestros compañeros y compañeras es un ataque a la democracia, a nuestros vecinos y vecinas, a nuestra militancia y a la militancia de todas las fuerzas vivas de La Matanza”.