Leda Torres lanza “El silencio tiembla” y explora las posibilidades de expansión del tango 

La joven pianista argentina Leda Torres lanzó un nuevo libro de partituras de tango, “El silencio tiembla” y descubre -en la hondura de los recursos y articulaciones que despliega- nuevas formas de interpelar una tradición que, cada vez que parece agotarse, muestra sus posibilidades de expansión.

“Siempre considero que el objetivo de estudiar a los antecesores es el de descubrir cuáles fueron sus disparadores creativos, cuáles fueron sus herramientas y materiales para luego apropiarse de todo eso y desde ahí, seguir encontrando y creando nuevas expresiones para el tango actual”, indicó Leda Torres acerca de este flamante trabajo, publicado por editorial Mil Campanas.

El libro, que incluye una selección de composiciones clásicas y se encuentra disponible en formato digital en los sitios suareztorres.com y milcampanas.com.ar, es el tercero de Torres, que ya publicó -también con Mil Campanas- “Carlos García. Tangos en piano Vol.1” y “Héctor Stamponi. Sus tangos en piano solo”.

La instrumentista, quien actualmente integra el dúo Suárez/Torres, con la pianista Paula Suárez y dirige el cuarteto Ullmann, destacó que en “’El silencio tiembla’ puede ser interesante mostrar a través de mis propios arreglos sobre un repertorio clásico, cuáles fueron los elementos que fui encontrando a lo largo de mi carrera hasta el momento”.

En este trabajo, Leda reflexiona acerca de temas vinculados a cómo se renueva la música popular y de qué manera sucede la evolución del tango, algo que hace desde la propia práctica musical.

Los siete arreglos de Torres que contiene el libro (más una composición original) pueden ser leídos al modo de una hipótesis sobre el tango de hoy y de mañana.

“El silencio tiembla” reúne las obras “Gallo ciego” (Agustín Bardi), “Ojos negros” (Vicente Greco), “Margarita Gauthier” (Joaquín Mora y Julio Jorge Nelson), “El zorro y la lechuza” (Leda Torres), “Milonguero viejo” (Carlos Di Sarli y Enrique Carrera Sotelo), “Amurado” (Pedro Maffia y Pedro Laurenz) y “Redención” (Alfredo Gobbi).

El nombre de la publicación es tomado de un verso de la letra de “Milonguero viejo”, tango que se encuentra entre las obras elegidas, y que, sacado del contexto en el que fue creado, habla de que hasta el silencio se siente perturbado. 

En el prólogo del libro, la escritora, cantante y docente argentina Susy Shock, quien se reconoce como artista “trans sudaca” pregunta y responde: “¿Qué se imaginan que estábamos haciendo nosotras mientras el tango nacía? ¿Dónde se creen que estábamos?”.

“Nadie conoce la trama que ha hecho tango al tango, pero una certeza atraviesa todo, nosotras estábamos ahí, por eso el tango es nuestro, por eso lo recuperamos y lo hacemos bandera, desde lo abyecto, desde lo maldecido, desde lo picante de nuestros cuerpos…”, sostiene Shok, quien le agradece a la autora “porque su aporte salda mucha de esa falta.

Leda nació en 1987 en la localidad bonaerense de Lobería, pero fue Mar del Plata -donde se estableció desde niña- el ámbito en el que comenzó estudios musicales formales; Desde 2006 reside en Buenos Aires y actualmente realiza tareas docentes en el Conservatorio de Música de Morón y también de modo particular.

¿Por qué elegiste esos tangos para los arreglos y qué representan?
La elección del repertorio que arreglé y se publicó en “El silencio tiemble” no fue del todo consciente. Es decir, en el libro está el primer arreglo que escribí para piano solo hace más de diez años y el último hace menos de uno.

Creo que responden más bien a una cronología “arreglística” no compositiva. Quiero decir que, si en todo caso hay un criterio cronológico no viene de la mano de las obras ni la época en las que fueron creadas, sino a las diferentes etapas mías de creación. En ese sentido, cada uno de los arreglos tiene un elemento en particular con el que decidí, en su momento, trabajar cada tema.



¿Qué línea de continuidad, o no, hay entre este libro y tus trabajos e investigaciones anteriores?
En los libros anteriores se plasman dos estéticas muy claras y conocidas. Son dos publicaciones de transcripción, o sea que se trabaja con un material ya creado (los audios) y en ese sentido es claro el objetivo de la publicación: el de recuperar o reconstruir materiales de estudio y artísticos y ofrecerlos a todos los músicos actuales que quieran abordar esas estéticas y sus elementos. Siempre, considero, que el objetivo de estudiar a los antecesores es el de descubrir cuáles fueron sus disparadores creativos, cuáles fueron sus herramientas y materiales para luego apropiarse de todo eso y desde ahí, seguir encontrando y creando nuevas expresiones para el tango actual.

Con “El silencio tiembla” puede ser interesante mostrar a través de mis propios arreglos sobre un repertorio clásico, cuales fueron los elementos que fui encontrando a lo largo de mi carrera hasta el momento.

Por otra parte, cada vez más aparecen nuevas publicaciones con investigaciones de tango, arreglos, transcripciones de los pianistas más importantes de la historia, etc; en esa línea ojalá este libro también sea un rico aporte para la nueva bibliografía sobre el género que, poco a poco, se ve cada vez más caudalosa.

Acerca de todos los trabajos de sistematización y transcripción que se vienen haciendo en el tango, ¿cómo crees que influyen en los músicos actuales?
Es muy positivo el panorama del tango actual. Lo pienso en todo sentido. Desde ya hubo un gran crecimiento en el aspecto compositivo y el cancionero de hoy es cada vez más variado. Creo que justamente la variedad y la diversidad son los términos que más caracterizan a la actualidad en cualquiera de sus expresiones.

En tanto investigaciones y publicaciones sobre tango y específicamente musicales, es una época rica y en crecimiento. Es redundante recordar que no hace muchos años atrás era muy escaso el material musical y bibliografía afín. Hoy día es notable que eso se está revirtiendo y que hay un profundo interés en la comunidad musical toda en que así sea. En ese sentido, hay músicos creando el material y hay músicos consumiéndolo.

¿Qué rol ocupa hoy día la mujer en el tango?
Uno de los prólogos del libro fue escrito por Susy Shock. A mi entender fue muy clara y contundente al abordar el tema de la mujer en el tango y de la comunidad LGBTIQ+. Dijo “¿Dónde se creen que estábamos nosotras mientras el tango nacía? Nosotras estábamos ahí”.

No es que en la actualidad, de repente la mujer se hizo capaz de crear, componer, arreglar, investigar, etc; siempre lo hizo. Lo que poco a poco se va logrando es la visibilidad de la actividad de la mujer.