martes, junio 25, 2024
DESTACADA

El Partido Obrero advierte que el sistema de salud pública en La Matanza se encuentra en una crisis terminal

El distrito de La Matanza refleja de manera cruda la profundización de la crisis del sistema de salud que desde hace décadas atraviesa la provincia de Buenos Aires y el país, pero que evidenció un mayor deterioro luego de la pandemia de Covid-19, según advirtió el precandidato a presidente por el Partido Obrero que integra el Frente de Izquierda, Gabriel Solano.

Las manifestaciones públicas de los trabajadores de la salud del Municipio de La Matanza -que se incrementaron durante la semana pasada al trasladar sus reclamos a las calles de San Justo- dejaron en evidencia los recortes presupuestarios implementados desde el Gobierno de Fernando Espinoza, que afecta principalmente a médicos y enfermeras y que derivó en renuncias masivas y en el cierre de la guardia pediátrica en el Hospital del Niño de San Justo.

En tal sentido, la precandidata a concejala por el Partido Obrero – FIT, Graciela Amarilla, sostuvo que “las y los trabajadores, bien llamados “la primera línea”, son quienes garantizan la atención en los centros de salud municipales, cobran salarios vergonzosos; por lo que un amplio sector es condenado a la pobreza. Al mismo tiempo, el Municipio se jacta de acumular ‘ahorros’ en plazo fijos y bonos por más de 35 mil millones de pesos. Espinoza le saca recursos a la atención de la salud de los matanceros y los vuelca a la timba financiera”. 

Más allá de las propuestas de ese espacio político para las PASO del 13 de agosto, el concejal del FIT-U en el HCD de La Matanza, Juan Romero, explicó que desde su banca se está ocupando de la problemática por lo que presentó un proyecto para que se incorporen a planta permanente al conjunto del personal de salud, incluidas las tareas tercerizadas como limpieza o cocina.

Los propios trabajadores del Hospital del Niño de San Justo indicaron que en los últimos dos meses renunciaron alrededor de 40 médicos debido a los bajos salarios, pero también por la precarización de las condiciones laborales.

En tal sentido, Amarilla dijo que como parte de la plataforma que impulsa el PO-FIT se encuentra la lucha por triplicar el presupuesto de la salud municipal, la inclusión de la Licenciatura de Enfermería en la carrera profesional y la jerarquización de todo el colectivo de enfermería.

Romero, como precandidato a intendente por el PO-FIT, advirtió “que el pluriempleo y la precarización son moneda corriente. Incluso, contrariando la constitución, los diferentes tipos de regímenes que existen en los hospitales públicos -provinciales, municipales y monotributistas- reciben diferente remuneración por el mismo trabajo”. 

Desde sectores vinculados con los trabajadores de la salud y de los ámbitos políticos temen que la implementación de políticas sistemáticas de precarización laboral desde el Ejecutivo comunal derive en el vaciamiento de centros de salud del distrito.

La crítica situación sanitaria también afecta al Policlínico de San Justo y al conjunto de los centros de salud de la comuna, por lo que el reclamo por el mantenimiento de condiciones elementales de empleo, como el reconocimiento como profesionales del colectivo de enfermería o el ingreso a la carrera hospitalaria para el conjunto de los trabajadores, se extiende a los centros de salud de todo el distrito matancero.

Es por ello, que “la plataforma del FIT incorporó la propuesta de un salario inicial de cualquier trabajador o trabajadora de la salud equivalente al costo de la canasta familiar que asciende a $322.000 -según la Junta Interna de ATE INDEC-. A partir de ahí, escala móvil que reconozca la antigüedad y la formación, sin discriminar a ninguna tarea”, señalaron desde el PO-FIT a través de un comunicado.

La crisis del sistema sanitario, en definitiva, puso en evidencia la concepción anticuada que los equipos directivos de los centros hospitalarios y los funcionarios del área tienen sobre el funcionamiento de la salud pública.

Los especialistas sostienen que el trabajo en las estructuras públicas de salud requiere de la conformación de equipos interdisciplinarios que reemplace al modelo médico-hegemónico, “acompañado por la ejecución de políticas de salud reproductiva y sexual para todes y que se constituya en uno de los pilares de la ESI”, explicó Amarilla.

En tal sentido, Gabriel Solano, expuso que este tipo de políticas no se limitan a los municipios, sino que son extensivas al resto del país. “Nuestra propuesta contempla que la población tengan acceso a métodos anticonceptivos en hospitales y centros de atención primaria y que el IVE e ILE estén garantizados, en tanto que rechazamos a los objetores de conciencia”.

Pero además, destacó que se deben implementar campañas masivas de educación sexual, impulsar el reconocimiento de la insalubridad profesional y el riesgo psicosocial para los trabajadores de la salud, a los que se les debe garantizar seis horas de trabajo, la jubilación anticipada y licencias por estrés.

Por su parte, Amarilla destacó otro punto que resulta crítico y que está vinculado con las residencias y concurrencias que históricamente son gratuitas. En este aspecto en particular “sostenemos que deben tener un carácter formativo y derechos laborales idénticos al del personal de planta y no deben ser una herramienta de explotación laboral”, enfatizó.

Las quejas de médicos, enfermeras y de los trabajadores de la salud en su conjunto se reiteran, los profesionales renuncian debido al escaso salario que perciben y la consecuente falta de reconocimiento profesional, mientras que los servicios de guardia dejan de funcionar.

El tal sentido, Romero sostuvo que “esas luchas son acompañadas por la comunidad y por la izquierda. El FITU es la única fuerza política que, tanto en las calles como en el Concejo Deliberante, las apoya incondicionalmente. Nuestro compromiso es redoblar el esfuerzo para derrotar el vaciamiento de la salud pública por parte de Espinoza y sus cómplices; lograr el pase a planta permanente, mejores condiciones laborales y un salario igual al costo de la canasta familiar”.