La Policía bonaerense se movilizará en reclamo de aumento salarial

El malestar de la Policía bonaerense por los bajos salarios que perciben se materializará en movilizaciones que realizarán, el 11 de febrero, en distintos puntos del conurbano y la zona atlántica en reclamo de un 60 por ciento de incremento en los haberes.

Tal vez, el dato más impactante es el brindado por el responsable del Sindicato de la Policía de la Provincia (SIPOBA), Nicolás Masi, que sostuvo que el 50 por ciento de los uniformados está por debajo de la línea de la pobreza. Incluso, en el sitio de Facebook de la organización sindicial aseguran que el 75 por ciento percibe menos de 55 mil pesos mensuales.

El reclamo surge luego de que el gobierno provincial acordó incrementos salariales con sectores de salud, estatales y docentes, pero también porque consideran que desde el ejecutivo no cumplieron con las promesas que les hicieron: “nos dieron casi un 28% de aumento en todo el 2020 cuando la inflación fue por encima de 36%”, explicó Masi.

Las localidades de Morón, Ituzaingó, Merlo y barrios de Tres de Febrero son algunos de los puntos elegidos para movilizarse, aunque el epicentro de las protestas serán las ciudades balnearias de Mar del Plata y Pinamar para que el reclamo tenga una mayor repercusión social.

LOS PUNTOS MÁS DESTACADOS DEL RECLAMO:

-Equiparación de sueldos con Fuerzas de Seguridad Nacional (Gendarmería – Prefectura – PSA – PFA).

-Aumento de las Horas CO.RE.S y que cada efectivo pueda realizar hasta 100 Horas mensuales, sin que seas obligatorias, sino voluntarias.

-Preparación física, académica, y Táctica para el personal Operativo, en cada semestre del año.

-La posibilidad del acceso a la vivienda digna para la totalidad del personal Policial.

-Entrega de chalecos antibalas que no se encuentren vencidos.

-Provisión y recambio de municiones, en forma semestral.

-La readecuación de destino, ofreciendo servicios en un radio no mayor a 60 Kms. de su domicilio.

-La creación de por lo menos dos Hospitales Policiales.

-Evaluación psicológica a todo el personal policial en forma semestral, para detectar posibles casos con tendencia al suicidio. Una vez detectado algún caso, su inmediata asistencia y tratamiento, con su correspondiente seguimiento; como así también la contención psicológica a cada efectivo después de un enfrentamiento armado.

-El traslado de todos los detenidos alojados en comisarías y dependencias policiales.

-Reformas edilicias de las dependencias policiales.

-Entrega de móviles en condiciones y que sean acordes a las zonas.

-La libertad de elegir obra social o que se mejoren las prestaciones de IOMA.


Open chat