La CABB inauguró un nuevo sistema de digitalización en el Torneo Federal de Básquet

Con el inicio del Torneo Federal la Confederación de Argentina de Básquetbol (CABB) implementó un Sistema de Registración Digital que permite llevar un control informático de todos los jugadores y jugadoras del país al incluirlos en una base de datos, organizar las competencias que se disputen, llevar un registro de todas las transferencias entre clubes y legislar la actividad de los representantes que funcionan en el país.

Desde la CABB sostienen que el “software de última generación es una herramienta de gestión que permitirá ahorrar tiempo y dinero, hará todo más transparente, fluido, igualitario, ordenado y eficiente en el funcionamiento de nuestro deporte”.

Los organizadores del torneo explicaron, a través del sitio oficial, que el primer paso fue el de digitalizar a todos los jugadores en una base de datos, continuará con la organización de todas las competencias y, en una nueva etapa, seguirá con la registración de todas las transferencias entre clubes y legislará la actividad de los representantes que funcionan en nuestro país.

El uso de la plataforma, que fue adquirida a la empresa española Gesdeportiva, permitirá regular la actividad de los agentes intermediarios, quienes deberán cumplir ciertos requisitos para estar inscriptos, además de pagar una matrícula. En el caso de las transferencias la digitalización permitirá que ya no haya dinero físico circulante porque cada club tendrá cuentas bancarias para tal efecto, entre otros beneficios. “Los clubes comenzarán a coparticipar del arancelamiento de los pases, pero el dinero irá a sus cuentas registradas, no a la de algunos dirigentes, como venía pasando en varias provincias”, explicó el presidente de la CABB, Fabián Borro.

“Lo de las transferencias es muy importante, porque normativamente estarán reguladas a la luz de la Constitución Argentina, la Convención sobre Derechos el Niño, la Ley de Protección Integral del Niño, Niña y Adolescente y el Código Civil y Comercial de la Nación. Hay una nueva legislación, muy importante, que emana de estas normas y que permitirá que cualquier chico o chica menor a 18 años pueda ir a otro club cuando quiera. Antes no era así. Y, a la vez, si un club invirtió especialmente en la formación de ese jugador, dándole una beca, un viaje o algún otro servicio extra, podrá reclamar la compensación económica. Si no hay acuerdo entre instituciones, lo definirá el Tribunal Arbitral de la CABB”, explica Andrés Gil Domínguez, el letrado de la entidad madre del básquet nacional.

“Los chicos que quieren seguir jugando al básquet en otros lugares, por distintos motivos, ya no serán rehenes de los clubes, que en algunos casos antes de la pandemia estaban cobrando 40.000 pesos para dejar ir a un chico. Esto llevará más igualdad y libertad en todo el país”, aseguró Borro.

“Hablando en términos deportivos y organizativo será muy útil porque es un software de gestión capaz de programar torneos enteros y de cargar todo tipo de estadística de forma automática. Una vez que los datos estén todos cargados, dará mucho orden y control de forma automática. Como pasará con la planilla electrónica de cada partido. Facilitará y transparentará el proceso. No habrá dudas, por caso, con las inclusiones de jugadores. Si alguien no está habilitado, no podrá ser cargado y, claramente, no jugará. También permitirá fijar reglas que no podrán ser evadidas. Por ejemplo, que los jugadores salten dos categorías. Un U13 no podrá jugar en U19, el sistema no dejará incluirlo”, precisó el secretario General de la entidad, Sergio Gatti.

A través de clicks, una forma mucha más práctica que antes, se resolverán cuestiones que antes necesitaban trasladarse físicamente o gastar más dinero. Habrá, entonces, un retorno de la inversión para clubes, asociaciones y federaciones. Hablando de una institución importante, de carnets se calcula que hoy existe un gasto anual promedio de 15.000 pesos, en planillas papel alrededor de 14.000 y si sumamos declaraciones juradas, inscripciones, listas de buena fe, aptos médicos, sorteos y cronogramas, la cifra supera los 50.000 pesos. Tampoco, entonces, habrá más emails ni faxs. Todo se hará de forma digital y el básquet argentino, con toda su valiosa información, quedará registrado en una nube. “Esta herramienta generará una enorme cantidad de datos para luego poder sacar conclusiones. Hoy la información es clave, es el petróleo del siglo XXI”, analiza Gatti, quien se ha encargado de tener reuniones con las distintas regiones y federaciones para explicar los beneficios de esta nueva tecnología adquirida por CABB.


Open chat