Los kiosqueros escolares reclaman que se los autorice a trabajar

Los kiosqueros escolares bonaerenses definirán en las próximas horas si realizan, el próximo viernes, una marcha al edificio de la gobernación de la provincia de Buenos Aires si no son aprobados los protocolos para volver a trabajar en los establecimientos educativos.

En octubre del año pasado, un grupo de concesionarios de kioscos le presentó a la Dirección de Cultura y Educación bonaerense los protocolos para poder trabajar en el inicio de las clases presenciales. Sin embargo, a casi tres semanas de la vuelta a las aulas no recibieron respuestas a su reclamo.

La legisladora provincial de Juntos por el Cambio, Johanna Panebianco, presentó un proyecto para que la cartera educativa sume los protocolos de los kiosqueros escolares al “plan jurisdiccional para un regreso seguro a las aulas”, donde sólo aparecen mencionados en un renglón referido a la prohibición de su actividad.

“En el plan no se dan explicaciones. Para los papas y las mamás también sería práctico que estén abiertos para resolver la alimentación de los chicos y también juega el vínculo de las personas que atienden los kioscos. Es una situación verdaderamente angustiante”, consideró Panebianco en declaraciones a Diputados Bonaerenses.

Uno de los dueños de kioscos escolares de la localidad de Tres de Febrero, Juan Pablo Camarero, aseguró que “a partir de ahora nos vamos a nuclear en una asociación sin fines de lucro de buffeteros y kiosqueros escolares de provincia para que cualquier situación nos agarre mejor organizados”.

Hasta el momento la apertura de los kioscos escolares fue autorizada en las provincias de Mendoza, San Juan, Santiago del Estero, Santa Fe y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el correspondiente distanciamiento social, uso de tapaboca, mercadería envasada y medios alternativos de pago.


Open chat