Profesionales de la salud municipales paran por tiempo indeterminado en reclamo de mejoras salariales

El reclamo de los trabajadores de la salud parece no tener fin. Convocatoria a paritarias, mejoras en los salarios y de condiciones laborales es lo que piden los médicos, médicas, enfermeras y el resto del personal que trabaja en los hospitales y salas de atención que dependen del municipio.

“Es cruel, inhumano y hasta salvaje el trato y sometimiento que el Ejecutivo ejerce sobre los trabajadores esenciales y da bronca que no sólo no podemos cubrir necesidades básicas, sino que no sabemos si nos enfermamos si “zafamos”, no tenemos valor para el señor intendente, no vale nuestro trabajo, formación, ni siquiera nuestras vidas”, expresó el cuerpo de delegados del Hospital del Niño de San Justo en la última convocatoria a asamblea en la que decidieron el cese de actividades por tiempo indeterminado, a partir de ayer.

La falta de respuestas desde el Ejecutivo municipal hizo que la Asociación de Profesionales del Hospital del Niño de San Justo organice la medida de fuerza que se cumplirá también en el Policlínico Central, en San Justo; los hospitales materno infantiles Teresa Luisa Germani, en Gregorio de Laferrere, y José Equiza, en González Catán; los centros de vías respiratorias, alergia e inmunología y odontológico, en San Justo; las salas Dr. Francisco Giovinazzo, en Isidro Casanova, y Dr. “Chino” Néstor Oliveri, en Gregorio de Laferrere.

Los trabajadores exigen un aumento salarial que supere la canasta básica, así como el pase a planta del personal contratado, un incremento del porcentaje del pago por categoría y antigüedad.

Las medidas de fuerza comenzaron a implementarse de manera regular a partir de noviembre con cortes de calles, paro de actividades y movilizaciones frente a la sede municipal, sin afectar la atención de urgencia que será la única brindada “hasta que el Municipio de La Matanza no dé respuesta a los reclamos”, según reza el afiche de la convocatoria.

La contradicción entre el discurso y los hechos se refleja en la frase de la titular de la Asociación de Profesionales de la Salud de La Matanza, Laura García: “Hoy nos damos cuenta de que lo de la esencialidad es un slogan y nada más. No somos esenciales, no existimos para el poder y por eso estamos dando nuestra pelea por un salario digno y por una recomposición de nuestra carrera”.