El trabajo integrado como eje para ayudar a las mujeres que sufren violencia machista en La Matanza

La violencia de género adquirió relevancia social en los últimos años, tanto que las diversas áreas de los estados municipales, provinciales y el nacional le otorgaron importancia a esta problemática al crear espacios institucionales para generar políticas que impacten en la protección de las mujeres que son víctimas de hombres violentos, entre otras situaciones.

En La Matanza, en agosto del año pasado Liliana Hendel asumió la dirección de la Secretaría de Mujeres, Políticas de Género y Diversidades y, a partir de ese momento, se multiplicaron las medidas que apuntan a proteger a las mujeres y a las disidencias sexuales.

Sin embargo, las complejidades vinculadas con la problemática exigen del trabajo articulado de varios sectores de la administración pública en todos los niveles para que la ayuda se concrete. Ante cada pedido de ayuda participan de manera integrada las diferentes áreas de la Secretaría, Guardia Urbana municipal, Asistencia a la Víctima, la Secretaría de Seguridad local, la Comisaría de la Mujer, entre otras, y la comunidad en general.

Marcela Borquez, técnica en Género y Política Social, integrante del Área de Seguimiento de Casos Críticos y Alto Riesgo de la Secretaría matancera, indicó que el trabajo coordinado se hace imprescindible debido a que las intervenciones para asistir a las víctimas “siempre son casos de urgencia que están vinculados con violaciones reiteradas de perimetrales, tentativas de femicidios, privaciones de la libertad”, entre otras.

Ante las denuncias recibidas el equipo de especialistas de la Secretaría efectúa una evaluación de riesgo y toma contacto con la mujer o disidencia sexual que atraviesa violencias y se decide el tipo de intervención que se realizará.

“Cada situación es diferente”, remarcó Borquez, de acuerdo a las particularidades de cada caso “se da aviso a distintas áreas y se empieza a trabajar, a seguir sobre la marcha lo que va sucediendo y a acompañar a las víctimas”.

Por su parte, la coordinadora del programa “Si las buscamos, no desaparecen”, Marilina Villarejo, explicó que trabajan en situaciones de búsqueda ante el pedido de paradero de niñas, adolescentes y mujeres que por distintos motivos se ausentaron de sus hogares, y que se complementan con el sector de Seguimiento de Casos Críticos y Alto Riesgo, porque “luego de encontrar a la persona se hace un acompañamiento y se evalúa si necesitan apoyo, orientación y asistencia psicológica”.

Alrededor de 40 niñas, adolescentes y mujeres que por distintos motivos se ausentaron de sus casas fueron encontradas, en los últimos 10 meses, en el marco del Programa implementado desde la cartera matancera.

La Secretaría cuenta con la línea de asistencia telefónica gratuita 0800-999-7272 (PARÁ) que atiende las 24 horas, los siete días de la semana.


Open chat