Vecinas de Ramos Mejía advierten sobre modalidad de ciberestafa

Las modalidades de estafas por internet se incrementaron durante el año y medio de pandemia según advierten desde diversos sectores privados y estatales, pero además, los delincuentes perfeccionan las maneras de lograr que las personas caigan en sus engaños con recursos cada vez más novedosos.

Uno de los artilugios implementados por los ciberdelincuentes fue advertido por una vecina de Ramos Mejía debido a que su hija casi se convierte en una víctima más luego de que publicara, en un popular sitio de compra y venta de artículos y productos usados, la venta de su computadora.

A los pocos días de ofrecerla recibió el llamado de un hombre para coordinar los términos de la transacción pactada en 24 mil pesos. Horas más tarde, a la propietaria de la computadora se le acreditaron en su cuenta bancaria 39 mil pesos.

El estafador la llamó a la mujer para explicarle que se equivocó al realizar la operación e incluir un monto superior al pactado: “Mirá, me equivoqué con otra compra y te transferí 39 mil pesos en lugar de 24. Devolvémelos que después te envío el dinero correspondiente desde otra cuenta”, le explicó el delincuente.

Ante la desconfianza de la mujer, el hombre le dijo de manera enérgica: “por qué estás indecisa, vos tenés la computadora y 39 mil pesos en tu cuenta, devolvémelos así te hago otra transferencia”.

Una vez que interrumpió la conversación con el delincuente, ingresó a su home banking y vio que figuraba el número de la operación, por lo que parecía correcta la transferencia. Sin embargo, la mujer llamó al banco para pedir mayores datos sobre el origen del dinero depositado en su cuenta bancaria.

En ese momento, le explicaron que la cifra fue girada por una financiera que opera en la Ciudad de Buenos Aires y que otorga créditos inmediatos por internet con la sola inclusión del nombre y apellido del solicitante, número de DNI y del CBU de una caja de ahorro, sin que se complete ningún formulario ni se firme por la solicitud del préstamo.

La simplicidad para el otorgamiento del dinero facilita las maniobras fraudulentas de estafadores que aprovechan estas modalidades para idear maneras de engañar a personas que puedan caer en este tipo de estafas.

En este caso, el modo de operar del estafador consistió en conseguir el número de DNI de la potencial víctima, los datos del CBU de la cuenta bancaria, tramitar un préstamo por internet a la financiera a nombre de la persona que pretende estafar para que le transfieran el monto solicitado.

Luego se comunica con la posible víctima para avisarle que le transfirió una cifra mayor a la acordada y pedirle que se la reenvíe a su cuenta. Aquí comienza la estafa, al quedarse con el dinero que en los papeles figura que es de la persona estafada, que se encuentra con una deuda que no contrajo deliberadamente.

Sin embargo, en esta oportunidad, la mujer desconfió y se contactó con la financiera para explicarle lo sucedido y para que le confirmaran la manera en la que otorgan los créditos. Luego, efectuó la denuncia policial, que tuvo que enviar a la financiera para que le cancelen el préstamo.

La desconfianza de la mujer evitó que cayera en la trampa. “Igualmente, el ingreso y el egreso de la plata de su cuenta le genera el pago de ingresos brutos, impuestos a los débitos y créditos bancarios. Además, la puso mal el momento que pasó y el haberse dado cuenta que era un cuento del tío, porque estaba tan perfectamente hecho y el señor se lo explicaba tan bien que pudo haber caído en la trampa”, explicó la madre de la mujer que pudo evitar el engaño.