En una histórica elección, el FIT-U pelea el ingreso al Concejo Deliberante de La Matanza

Por Juan Romero, candidato a primer concejal por el PO en el FIT-U La Matanza

La derrota estrepitosa del FDT a nivel nacional y provincial tuvo un gran impacto en el resultado de la elección del distrito, si bien el FDT tiene un triunfo holgado sobre Juntos la caída es muy significativa, de las PASO de 2019 a estas perdió más de 200 mil votos y cayó de un 61% a un 42%. Semejante caída se explica por la crisis que atraviesa el país y la provincia, pero también por el terrible ajuste que Espinoza desarrolla en el distrito. El golpe al PJ local se magnifica si se tiene en cuenta que Espinoza encabezó la lista a concejales en forma testimonial y fue la cabeza y figura excluyente de la campaña. Su intento por reforzar una autoridad política personal sobre el aparato pejotista y sobre la población del distrito acaba de recibir un duro golpe.

El macrismo no pudo explotar en forma cabal esta fuga de votos, obtuvo sólo 3 mil votos más que en las paso 2019. Es evidente que la memoria del terrible ajuste del gobierno de Macri-Vidal incidió fuertemente en los trabajadores del distrito que no vieron en “Juntos” una alternativa progresiva respecto al FDT. 

Los resultados del FIT-U fueron el dato particularmente destacado de la elección, con un 6.7 a diputados nacionales y un 7.49 a concejal realizamos la mayor elección, tanto en porcentaje como en votos nominales desde la constitución del FIT hace ya una década. Esta votación nos deja en la pelea concreta por el ingreso al HCD por primera vez.

Hacia octubre defenderemos lo conquistado y vamos a dar la pelea para que un sector muy importante de la población que no asistió el 12, o que votó en blanco, canalice su descontento con el régimen a través de nuestra orientación que hace eje en el rechazo al ajuste y la defensa de todas las reivindicaciones de los y las trabajadoras

La enorme pérdida de votos del oficialismo local se explica por la crisis social enorme que se vive en toda la provincia pero que tiene un impacto más agudo en el distrito; los miles de despidos en los últimos años, los niveles de pobreza alcanzan a la mitad de la población pero que llegan al 70 % de los niños y niñas, a los 122 asentamientos registrados se suman procesos de recuperación de tierras nuevos todos los años donde las familias que habitan allí sufren, no sólo el abandono y la desidia estatal, sino también reciben el hostigamiento permanente por parte de las fuerzas represivas, la precarización laboral en el distrito tiene niveles record a nivel provincial superando el 60 %, la urbanización de los barrios sigue siendo una enorme demanda sin visos de solución de miles de familias, sólo para ilustrar, el 40% de las calles no están asfaltadas y en el tercer cordón sólo el 3 % tiene cloacas.

La salud pública fue un factor de crisis política durante todo el transcurso de la pandemia, Matanza fue el distrito con menor porcentaje de ritmo de vacunación de la provincia, los salarios de los municipales de la salud se encuentran por debajo de la línea de la pobreza y la mitad del personal trabaja con contratos precarios.

A esta radiografía de enorme crisis social se suma la enorme decepción de miles de trabajadoras y trabajadores que en el 2019 votaron al FDT con la intención de acabar con el ajuste del gobierno de Macri-Vidal y se encuentra a casi dos años de aquel momento ante una profundización de la política de ajuste y ante la perspectiva de que un nuevo acuerdo con el FMI consolide la caída de las condiciones de vida de la mayoría trabajadora del distrito.

Pasados más de 10 días de la elección los cambios en el gabinete nacional ratifican el rumbo económico de ajuste dejando en pie a los dos ministros más cuestionados, Kulfas, que negocia la reforma laboral y Guzmán, el gran responsable de ajuste fiscal en función de la negociación con el FMI.

A esta deriva de ajuste se suma la incorporación de los elementos más conservadores y reaccionarios del PJ tradicional encabezados por Juan Manzur a la jefatura de gabinete, que fue quien negoció y votó en forma entusiasta la reforma previsional de Macri en el 2017 y es un reconocido anti derechos, lo cual llevó a que importantes organizaciones de mujeres y disidencias salgan a repudiar su nombramientos.

La campaña del PO en el FIT-U La Matanza y varios distritos populosos del conurbano profundo

Desde el Partido Obrero abordamos la campaña electoral partiendo de una premisa política; ante el cuadro de ajuste llevado adelante por el gobierno del FDT y la agenda antiobrera de la oposición patronal nuestra campaña se debía estructurar partiendo de todas y cada una de las reivindicaciones más sentidas de las familias trabajadoras, la juventud precarizada, las mujeres y disidencias y el activo movimiento ambiental llamando a enfrentar al ajuste con la izquierda. el resultado electoral expresa que ha sido un acierto inapelable.

El enorme desarrollo y la participación entusiasta del Polo Obrero jugó un rol central y sin lugar a dudas fue el factor más dinámico de la campaña.  Una instancia clave de la campaña fueron las grandes asambleas del Polo Obrero de más de mil personas en cada localidad del distrito donde se resolvían, junto al apoyo a la campaña del FIT-U, importantes pliegos de reclamos específicos de cada zona y barrios que luego se materializaron en más de 20 mil de firmas de vecinos de casi 100 barrios, que culminaron en la histórica movilización de más de 9 mil compañeres en el centro de San Justo.

Los 47.500 votos y el 7,45% de La Matanza, el 8.78% en Merlo, el 7,83% en Moreno o el 7,40% en Alte. Brown expresan un proceso de giro a la izquierda  de un sector significativo de la población más postergada del conurbano que rompe con este peronismo ajustador y fondomonetarista, el enorme desarrollo del Polo obrero es parte de este proceso, aunque también aquí hay que tener muy en cuenta que los terceros cordones de conurbano son los barrios de la decisiva clase obreras industrial bonaerense, en el caso de La matanza la localidad con mayor porcentaje de votos fue González catán, un dato novedoso el impactante de esta elección.

Lo que viene

La gran elección del FIT-U refuerza los procesos de lucha que están en desarrollo, el movimiento piquetero, la lucha por tierra y vivienda, la pelea por la reapertura de paritarias y contra cualquier tipo de reforma laboral de conjunto o en los convenios en los sindicatos.

Al mismo tiempo tenemos que preparar la segunda parte de la campaña hacia la elección del 14 de noviembre donde podemos dar un nuevo salto para consagrar bancas en el Congreso, la legislatura y el ingreso por primera vez de Concejales Obreros y socialistas en varios distritos. Parlamentarios que serán voceros de la clase obrera en su lucha contra los planes del ajuste del FDT, la oposición patronal y el FMI.