Un nuevo robo hizo que vecinos de Ramos Mejía sur consideren vallar las calles

Una cámara privada de seguridad captó el momento en el que, el último jueves, un delincuente robó la batería a una camioneta estacionada en la calle Argentina a metros de Avenida de Mayo.

El suceso, uno de los que ocurren casi de manera cotidiana, hizo que los vecinos de Ramos Mejía sur pierdan la paciencia y debatieran sobre las maneras de contener la ola delictiva que afecta a la comunidad.

Una de las propuestas que más adherentes tuvo fue la de vallar parte del barrio para impedir el ingreso de autos y motos con potenciales delincuentes a bordo.

Aunque parezca descabellada, la idea tiene antecedentes. En febrero de 2016 un grupo de vecinos cansados de los robos cerraron con tachos de 200 litros una calle en la esquina de El Tacuara y El Leñatero en Ciudad Evita, lo que generó conflictos con los frentistas de otras cuadras que se mostraron en desacuerdo con la medida debido a las complicaciones que generó en el tránsito.

La medida extrema de los frentistas se dio como reacción a dos robos seguidos, en pleno mediodía, en el que intentaron matar a un vecino.

Desde la desde la secretaría de Protección Ciudadana de la Comuna explicaron, en ese momento, que los vecinos no tienen la potestad de cerrar una calle, porque sólo la Secretaría de Tránsito de la comuna tiene esas atribuciones, ante determinadas circunstancias.

Sin embargo, esa no fue la única ocasión en la que los habitantes de ese sector de La Matanza implementaron la misma metodología. En agosto de 2013, cansados de los robos y la inseguridad, decidieron cercar unas cinco manzanas con barriles de 200 litros cargados con agua y unidos por cintas, con el objetivo de limitar el ingreso de personas extrañas a su barrio y tener un control del movimiento de vehículos en la zona.

Casualmente, los barriles fueron colocados entre las calles La Tacuara y El Leñador, a unos 500 metros de donde delincuentes asesinaron a un hombre de un disparo frente a su mujer y su hija, cuando intentó evitar un robo en la puerta de su casa.

El incremento de los robos y la impotencia de los vecinos hacen que este tipo de medidas sean consideradas por el temor creciente a ser víctimas de los delincuentes ante la ineficacia de las medidas de seguridad, en este caso, en Ramos Mejía sur.


Open chat