La Policía desalojó de manera violenta a 300 familias que ocupaban terrenos en Ciudad Evita

La policía bonaerense realizó un operativo, el lunes por la noche, en el que desalojó de manera violenta a 300 familias que ocupaban un terreno baldío del Barrio 22 de Enero, en Ciudad Evita.

Los efectivos policiales ingresaron al sector tomado y derribaron casillas, además, dispararon “balazos y quemaron viviendas y comedores a su paso, dejaron cientos de familias en la calle”, según un comunicado del Partido Obrero de La Matanza.

Desde los sectores damnificados calificaron el accionar de las fuerzas de seguridad como un agravio a las familias sin hogar al ignorar el reclamo de tierra para vivir.

La Policía detuvo a cinco personas que fueron derivadas a la Comisaría 3° de Ciudad Evita – luego fueron liberadas en la madrugada – y hubo varias heridas.

El avance de las fuerzas de seguridad en el barrio hizo que unas 100 personas se refugiaran en la iglesia Monseñor Enrique Angelelli y sus Compañeros Mártires y, según declaraciones de miembros de organismos de Derechos Humanos de La Matanza, en el interior del templo se arrojaron gases lacrimógenos para dispersar a las personas que efectuaron la toma.

El procedimiento no respetó la Resolución 707/19 (inciso 2-j) de la Corte Suprema de Buenos Aires, que dispone que “antes de dictarse el desalojo, el Agente Fiscal interviniente debe proponer a las partes, al menos una vez, concurrir a una instancia de mediación o composición para encontrar una solución alterna al conflicto”, explicaron desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Desde el FIT-U recordaron que el operativo se realizó a un año del desalojo en Guernica y señalaron que “los gobiernos de todos los niveles y colores revalidan su orientación represiva y hacen oídos sordos de la crisis habitacional y a la pobreza que atraviesa al país”.


Open chat