Vecinos de Ramos Mejía sur se manifestarán hoy para exigir mayor seguridad

Una pareja que habita un triplex en la calle Caupolicán al 1.500, de Ramos Mejía, fue sorprendida a las 5:00 de la madrugada del miércoles en su habitación por un delincuente, luego de romper las rejas de la propiedad e invadir la privacidad de la familia para asaltarla.

Lo drámático del suceso atemorizó al barrio debido a que conviven desde hace años con la delincuencia, pero en los últimos meses se incrementaron los robos en el interior de las viviendas y la violencia utilizada por los malvivientes.

Es por esto que el vecindario decidió hacer visible la situación de inseguridad que padecen sus habitantes y se autoconvocó para hoy a las 20:00, en la intersección de Avenida de Mayo y Argentina, para reclamar por la implementación de medidas efectivas de seguridad.

Afiche de la convocatoria

La movilización se efectuará en la zona más afectada por los delincuentes que mediante entraderas, robos callejeros con motos, arrebatos y una amplia variedad de modalidades delictivas cambiaron la fisonomía de un barrio que se transformó en sinónimo de inseguridad.

La manifestación programada será la cuarta que realizan los ramenses este mes como consecuencia de la escalada que violencia que sufre la ciudad. La primera se realizó el miércoles 3 de noviembre en la intersección de las avenidas San Martín y Mosconi, cuando más de un centenar de personas de Lomas del Mirador al grito de “inseguridad” expresaron sus reclamos a las autoridades municipales.

Pero sin dudas, el suceso más traumático fue el asesinato del kiosquero Roberto Sabo cuando un delincuente lo mató de cuatro balazos con finalidad de robo, lo que derivó en movilizaciones masivas hacia la Comisaría 2da. de la ciudad y luego hacia la zona cercana a la sede municipal, que fue fuertemente vallada por las autoridades ante la masividad del reclamo.

La inseguridad es moneda corriente Ramos Mejía, Villa Luzuriaga, San Justo, La Tablada y muchas otras localidades vecinas, pero los habitantes de estas ciudades no se resignan a naturalizarla y nuevamente reclaman el derecho de vivir seguros en sus barrios.


Open chat