La ola de robos no se detiene en Ramos Mejía

Tres sucesos sirven para dar cuenta de la ola de robos que padecen los habitantes de Ramos Mejía a pesar del despliegue de las fuerzas de seguridad dispuesto desde la provincia luego del asesinato del kiosquero Roberto Sabo, la semana pasada.

Las manifestaciones que la comunidad realizó para poner en evidencia a la inseguridad a la que está expuesta parece no haber servido de mucho, debido a que a las 5:00 de la madrugada del miércoles un hombre encapuchado ingresó a una casa de la calle Caupolican al 1500 y les robo a sus ocupantes.

María, vecina de las víctimas, se expresó de esta manera en sus redes sociales: “No hace ni dos semanas entraron al lado de mi casa, hoy (por ayer) robaron a la madrugada a otra vecina de enfrente. Te despiertan con un arma en la cabeza por dios y quien nos protege. Después cercan casi todo San Justo cuando hacemos marcha por inseguridad y después así nos encontramos a la buena de dios impotencia, impotencia total te entran como si nada, te cortan las rejas, ni dormir ya podemos”.

Aunque este hecho delictivo no es aislado. En la avenida Don Bosco y Constitución dos motochorros le robaron a un trabajador de delivery de Rappi en el momento en el que realizaba una entrega y las cámaras de seguridad captaron el momento.

Sucesos como éste son los que denunciaron, hace menos de dos meses, los repartidores al realizar una manifestación en el centro de Ramos debido a los asaltos reiterados que padecen en el interior de los barrios.

Bárbara, otra vecina de la ciudad, ayer denunció el robo que padeció su hijo: “Le robaron la mochila con los libros de inglés. Esto fue a las 16:00 en la esquina de Pringles y Av. de Mayo. El hdp que le robó salió corriendo por Pringles y dobló en Cangallo. ¿Si alguien llega a encontrar la mochila o los libros me avisa por favor?”.

Retrato de un día más de robos en la ciudad.


Open chat