Los vecinos de Ramos Mejía sur crearon una comisión para reclamar de manera organizada mayor seguridad

Las movilizaciones como consecuencias de hechos concretos de inseguridad usualmente actúan como un desahogo y sirven para exteriorizar la impotencia contenida por amplios sectores de la sociedad ante sucesos que los afectan directamente y que generan temor.

Además, en ocasiones derivan en acuerdos que les permiten a los vecinos organizarse para canalizar sus propuestas ante los sectores que tienen poder de decisión. Este es el caso de los vecinos de la cuadrícula 17, de Ramos Mejía sur, que decidieron dar un paso más y crearon una comisión para acercar de manera organizada sus reclamos a las autoridades policiales ante la inseguridad creciente.

En tal sentido, la segunda movilización realizada ayer en Avenida de Mayo y Argentina -aunque menos numerosa- tuvo resultados concretos debido a que sirvió para definir la conformación de una comisión barrial integrada por vecinos que viven en el sector de Ramos Mejía sur que limita con San Justo.

Roberto Peduto, uno de los referentes del barrio, explicó que la convocatoria sirvió para hablar entre los vecinos y determinar los integrantes de la comisión que tiene como objetivo formar una ONG.

El resultado concreto de la manifestación desarticula las críticas esbozadas desde distintos sectores del distrito que la catalogaban como “protestas con motivaciones políticas”, debido que en la comisión no hay ningún dirigente político ni personas relacionadas con estructuras partidarias concretas.

Sin embargo, la movilización realizada ayer, a partir de las 20:00, mostró desacuerdos entre algunos vecinos en la manera de expresar su enojo. Mientras que algunos estaban de acuerdo con dejar que el tránsito se desviara por las calles laterales para no perjudicar a las personas que regresaban a sus hogares luego de una extensa jornada de trabajo, otro grupo impidió el paso de los vehículos al colocar bolsas y maderas en las calles e incluso sentarse para impedir el paso del tránsito.

A pesar de ello, la jornada concluyó con el acuerdo entre los vecinos que les permitió organizar la comisión que, como primer paso, se reunirá el próximo martes con el oficial responsable de la Comisaría 1era. de San Justo para trasladarle los reclamos del vecindario con la esperanza de que el personal policial pueda arbitrar algunos medios para mitigar la difícil situación de inseguridad que se vive diariamente esta zona de Ramos Mejía.


Open chat