Entrevista a Susana Aranda, víctima de la contaminación de la planta industrial Klaukol

Por Valentina Romero

Susana Aranda vive hace más de 47 años en Virrey del Pino, uno de los lugares olvidados de La Matanza. Crió allí a sus hijos y ellos a sus nietos. Se niega a abandonar su hogar, se niega a dejarse vencer.

Su indignación es el motor para seguir luchando, por ella y por su comunidad. Es por esto, que desde 2009 forma parte de la asamblea que denuncia por contaminación a la empresa Parex-Klaukol, que se llevó consigo más de 150 muertes a causa de problemas respiratorios, cáncer de pulmón y afecciones renales por los químicos que emanan las chimeneas que están las 24 horas del día funcionando.

¿En qué año comenzaron los reclamos?

En 2009 explotó la tolva de la fábrica de Klaukol y dejaron a los vecinos por tres días bajo un manto particulado. Los vecinos nos enteramos de que la fábrica contamina cuando pasaron los encargados paraa hacernos firmar una petición nos regalaban artículos de limpieza además de dinero, a cambio de que nosotros no reclamáramos acerca de la contaminación de Klaukol. Los vecinos, sin la ayuda de la justicia comenzamos a indagar ante el municipio y la OPDS. Ambas fueron evasivas. Nosotros mismos nos hicimos cargo de las muestras para demostrar la contaminación y de pagarle a los abogados.

¿Cuántas son las víctimas fatales desde la llegada de Klaukol y qué enfermedades presentan los afectados?

Las víctimas fatales son entre 110 y 120 personas por que murieron por cáncer de garganta y pulmón.  Actualmente hay 4 ex obreros de la fábrica Klaukol con cáncer. Esta enfermedad se contrae por exceso de fósforo en el aire. El fósforo también hace que a los hombres les crezcan senos.

Una persona que se infectó donó su cuerpo para poder hacerle la autopsia y confirmar la contaminación pero la policía, después de tres años, mandó una carta en la que señaló: “El cuerpo no sirve más y no podemos hacer nada porque no tenemos el recurso económico”.

¿Por qué Klaukol contamina?

Acá está contaminada el agua, la tierra y elaire. Podemos cuidarnos del agua y la tierra pero ¿Cómo hacemos para no respirar?

En el aire tenemos Sílice cristalino discriminado en cuarzo (vidrio molido) de menos de 2,5 micrones que generan el cáncer.

¿Los trabajadores de la empresa no denuncian lo que pasa adentro?

Tienen alrededor de 70 obreros y aproximadamente 20 son los pocos que llegan a jubilarse porque no sobreviven. Son personas muy humildes que no quieren arriesgarse a quedarse sin trabajo, entonces no denuncian.

¿Qué respuestas tienen por parte de la Municipalidad y el gobierno de la provincia?

Pasaron todos los partidos políticos por este caso, son rivales en la política, pero en los grandes negocios son socios, entonces no hacen nada. Las multinacionales tienen un poder muy grande, si trabajan como corresponde no sería rentable.

En Europa y en Estados Unidos están prohibidas este tipo de fábricas por los desechos que generan. La fábrica de Virrey del Pino es la planta madre de toda Latinoamérica.

¿Hablaron con alguna ONG?

No tenemos a nadie, sólo somos un grupo de vecinos, muchos los cuales estamos amenazados. Cuando nos manifestamos invitamos al Frente de Izquierda que tiene una organización para ayudar al medio ambiente.

En la zona hay varias fábricas ¿Denunciaron lo que pasa en Klaukol? ¿También contaminan?

Todas las fábricas de la zona pertenecen al mismo dueño y también contaminan. Un ejemplo es Royal Canning.

¿Por qué crees que no avanza la Justicia?

Está comprobado que esa fábrica no puede estar ahí. La ley 11459 y el artículo 41 de la Constitución Nacional lo dicen. El problema es que los jueces actúan a través de decisiones políticas. Los medios no cubren esta situación porque las grandes empresas son publicidad. Esta empresa no puede estar en un lugar urbano y ellos saben que están matando.