miércoles, mayo 22, 2024
ACTUALIDAD

Una Pyme de Villa Luzuriaga amenaza con cerrar por un bloqueo gremial

La disputa entre dos gremios de la industria química por la filiación de 10 trabajadores que se desempeñan en una pyme familiar de Villa Luzuriaga puede terminar en el cierre definitivo de la empresa y la pérdida de puestos laborales.

El conflicto escaló de tal manera que, a partir 28 de diciembre, representantes sindicales bloquearon el acceso a la Química Rame, ubicada sobre Monseñor Bufano 1089, e impidieron su normal funcionamiento, por lo que el dueño manifestó la decisión de cerrarla.

“No me da más la vida. Estoy con palpitaciones, tomando ansiolíticos. Con mi hermana somos dos socios que arrancamos cuando teníamos 20 años cada uno. Y acá estoy, treinta años después, fundido”, explicó Walter Cividino a infobae.

Ante la falta de respuestas por parte del Municipio y de la Justicia, ante la que presentaron una denuncia penal en la Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) N° 3 de La Matanza por los bloqueos sistemáticos, Cividino decidió cerrar al no estar garantizadas las condiciones de seguridad para los trabajadores.

Mientras, unos 15 empleados de Química presentaron una nota en el Ministerio de Trabajo para pedirle una audiencia al ministro Claudio Moroni: tras advertir que quieren “preservar las fuentes de trabajo”, afirman que el bloqueo “quebranta y viola” sus derechos laborales.

En la carta presentada al Ministerio los trabajadores sostienen que “lejos de defender nuestros derechos como trabajadores nos impide prestar nuestras tareas, preservando los propios intereses (del sindicato) y vulnerando directamente los nuestros”. Moroni los recibiría en la semana.

En tanto, la CGT Regional La Matanza cargó fuertemente contra los dueños de la Pyme al acusar a la empresa de “incumplimientos salariales y prácticas desleales contra el Sindicato”, además de aplicar “sanciones disciplinarias injustificadas y pésimas condiciones de trabajo”.

La entidad gremial, a través de un comunicado, sostuvo que se “solicitó la intervención del Ministerio de Trabajo de la Nación, pero la empresa no quiso llegar a un acuerdo con el Sindicato”.

Ante esta situación el dueño de la pyme amenazó con vaciar las instalaciones y vender las maquinarias, cuya consecuencia sería la perdida de los empleos los trabajadores ante una confusa situación con acusaciones mutuas entre los empresarios y los sectores sindicales.