Detienen a un adolescente de 17 años acusado de asesinar a un chofer municipal en Ciudadela

Un adolescente de 17 años fue detenido acusado de asesinar de un disparo en la cabeza en noviembre último a un chofer municipal del Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) del partido de Tres de Febrero cuando participaba de la persecución de un delincuente que había robado un auto.

La detención se efectuó ayer en las calles Villegas y Río Negro, de Morón, luego de un trabajo de investigación del personal de la comisaría 6ta. de Tres de Febrero.

El personal policial tomó conocimiento de que en las cercanías del Club Sitas, ubicado en El Palomar, se encontraba el principal sospechoso de haberle disparado al chofer municipal Dardo Alfredo Martínez (35), quien falleció el pasado 17 de noviembre luego de recibir un tiro en la cabeza.

Al dar aviso a personal de la Gendarmería Nacional, que posee base en el lugar de la investigación, los efectivos montaron un operativo que finalizó con la detención del adolescente de 17 años.

La fiscal Verónica Novoa, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil 1 de San Martín, dispuso la aprehensión del menor, que fue avalada por el Juzgado de Garantías de Menores 1 de dicho departamento judicial.

El adolescente será indagado por el delito de “homicidio crimins causae”, que prevé una pena de prisión perpetua, pero al tratarse de un menor de edad, puede llegar a ser reducida. En tanto, la policía se encuentra abocada a buscar un segundo sospechoso ya identificado, según fuentes policiales.

El hecho por el cual se lo detuvo ocurrió el pasado 16 de noviembre el barrio Ejército de los Andes, conocido como “Fuerte Apache”, en jurisdicción de la localidad de Ciudadela. Todo comenzó cuando Martínez manejaba un móvil del COM, en el que iba junto a un oficial de la Unidad Policial de Prevención Local (UPPL), en el marco de un patrullaje por la zona.

En esas circunstancias, observaron el paso de un Ford Ka blanco que había sido robado recientemente por dos “motochorros” en Morón, por lo que intentaron hacer detener su marcha, aunque el sospechoso que estaba a bordo escapó, lo que derivó en una persecución. El delincuente frenó y descendió del rodado, con lo cual la persecución continuó a pie.

Ante esa situación, el joven efectuó varios disparos contra el uniformado, que repelió la agresión con su arma reglamentaria, sin embargo, el delincuente huyó y, al regresar al patrullero, el efectivo vio que el conductor tenía una herida de bala en la cabeza. Según explicó un vocero judicial, uno de los disparos pegó en un parante de la camioneta y tras el rebote, impactó en la cabeza de la víctima.

Martínez fue trasladado al hospital Ramón Carrillo, donde falleció al día siguiente por la gravedad de la herida.