Bendayán: “El Shopping de San Justo es un nodo social más que un espacio de compras”

El Shopping de San Justo es un espacio de compras y entretenimiento que tiene su propia identidad, muy ligada a las características del ámbito geográfico al que pertenece y que lo circunda. 

El Center mánager del Shopping, Pablo Bendayán, –o coordinador como prefiere que lo llamen- lo explica en pocas palabras: “Aquí tenés la misma diversidad de personas que en La Matanza. Desde colectividades, gente de países limítrofes hasta nativos. Recibimos gente que no tiene tanto poder adquisitivo, que viene a pasear, otra a comer, o que está por la zona, chicos en edad escolar. Es una composición super heterogénea”. 

A lo largo de los 12 años de existencia del shopping el esfuerzo realizado por Bendayán apunta a lograr que el centro comercial no se convierta en un mero espacio de compras: “Este es un lugar que pretende ser mucho más que un shopping, procuramos que además de venir a comprar lo que se necesite sea un espacio para estar tranquilos con la familia, para entretenerse; que sea un nodo social más que un comercio propiamente dicho”, aseguró. 

Para los grandes centros comerciales, la pandemia significó un fuerte golpe debido a que la cuarentena estricta y la segunda etapa de confinamiento atacó de lleno a una actividad que se sustenta en la presencia de las persona, lo que fue vivido como una etapa traumática a la que tuvieron que adaptarse y adoptar las medidas necesarias para sobrevivir. 

“El shopping en pandemia se endeudó y trató de tener la mayor empatía posible con todos los que conforman este negocio: desde proveedores hasta los clientes, porque de lo contrario te podía pasar como a otros shoppings que tienen hasta 30 locales vacíos, cosa que hoy es irremontable, explicó el coordinador. 

Bendayán, que es experto en Gestión de Centros Comerciales, tuvo tal vez el mayor desafío de su carrera profesional debido a la excepcionalidad que significó la pandemia y sus consecuencias para el rubro comercial que derivó en el cierre definitivo de algunas marcas tradicionales. 

“Durante largo tiempo muchos locales no pagaron nada y el costo lo asumió el shopping. Y hoy ves un panorama casi normal, pero todavía hay algunas marcas que tienen arreglos hechos en ese momento porque no terminan de recuperar el ciclo económico, de producción y de personal”, sostuvo el center manager. 

La pandemia aún no terminó y sus coletazos en los comercios también siguen vigentes debido a que en el peor momento se redujeron casi al mínimo las posibilidades de autofinanciarse lo que derivó en la reducción de stock, en el achique del personal, entre otras problemáticas, lo que genera numerosas dificultades para la recuperación. 

El shopping todavía está en proceso de adaptación a la nueva realidad que impone la lenta salida de la pandemia, aunque Bendayán encuentra aspectos positivos a las muchas limitaciones que afectan la actividad en la actualidad. 

“Hoy estamos haciendo un horario menor al anterior a la pandemia y funciona bien, la gente se adapta a la nueva hora de cierre y a las normativas que hay que cumplir como el uso del barbijo, alcohol en gel y no hay ningún problema”, explicó Bendayán. 

La crisis sanitaria se unió al derrumbe de los salarios, por lo que el centro comercial lo experimenta a diario: “la presencia de personas previo a la pandemia rondaba en un buen momento en casi un millón por mes. Hoy llega a la mitad”, sostuvo Bendayán. 

El coordinador aseguró que el mayor flujo de asistencia a las instalaciones va de la mano de la recuperación de la actividad económica, específicamente de la suba de los salarios y del retroceso de la inflación. 

“Estos lugares no son de primera necesidad. Además, se suma otro factor: las personas se acostumbraron a venir solas; antes todo era en grupo, ahora ves mucha gente comprando sola, lo que impacta en la cantidad”, sostuvo Bendayán. 

En otro aspecto, Bendayán destacó que desde el centro comercial implementan una estrategia que impacta en la selección de marcas y rubros que se incorporan al espacio del shopping para que todos los que se instalan puedan trabajar bien.

En tal sentido, destacó que “el 80% de las marcas que están en el shopping no son franquiciadas, son marcas directas y eso quiere decir que el lugar les sirve. Están cómodos, funcionan bien. Hay muchos locales que renovaron imágenes, hay marcas que ingresaron que no tenían locales en shopping y aquí tienen su primer local. La percepción con la marcha shopping es muy buena, de hecho, hoy tenemos sólo un par de locales para alquilar”.