El policía que mató a un delincuente en Laferrere es amenazado por familiares y amigos del ladrón

Los valores parecen haber cambiado desde años para ciertos sectores de la sociedad que naturalizan el acto de delinquir y lo convierten en una actividad cotidiana, lo que compromete seriamente la vida en sociedad.

El policía que se defendió ante el intento de robo por parte del joven de 18 años, que quiso quitarle la moto en la que iba con su pareja, derivó en un enfrentamiento armado con la consecuente muerte del ladrón.

A partir de ese momento comenzó otra historia para el uniformado, debido a que los familiares y amigos del fallecido, identificado como Dylan Vélez de 18 años, iniciaron un metódico hostigamiento hacia el oficial, por lo que a partir del momento en el que sólo se defendió de ser asaltado, su integridad física corre peligro.

La primera reacción de los familiares del ladrón fue la de intentar prender fuego la casa del oficial ubicada en Laferrere, pero la custodia policial establecida en el lugar lo impidió. Luego vino la siguiente etapa, la del hostigamiento sistemático.

Vélez formaba parte de un grupo que se dedicaba a delinquir, tal como lo hizo hasta el último día de su muerte. Durante esa jornada, antes de cruzarse al policía, participaba de un raid delictivo que incluyó el robo de un Peugeot 307 en San Alberto y con ese vehículo, en Altos de Laferrere, le sustrajeron un VW Suran gris a otra víctima a la que intentaron secuestrar. Esto último fue advertido por dos policías que comenzaron a seguirlos.

“El robo de la Suran fue denunciado en varios grupos de Vecinos en Alerta. Se cansaron de robar hasta que se toparon con el policía”, explicó Daniel Bracamonte, uno de los responsables de esa red.

Vélez encontró la muerte y uno de sus cómplices resultó herido en uno de los tantos asaltos que realizaron. Una vida peligrosa, con el permanente riesgo de ir a prisión o de morir en el intento.