miércoles, febrero 21, 2024
CIUDAD

Ramos Mejía: Con un segundo encuentro, se afianza la conformación del Foro de Salud

Fotos: Andrés Pelozo

La problemática de la salud en Ramos Mejía y en amplios sectores del conurbano bonaerense, la articulación entre las instituciones, organismos y empresas proveedoras de salud y los integrantes de la comunidad fueron sólo algunos de los aspectos abordados en la segunda reunión del Foro de Salud realizado en la Casa de Auxilio de Ramos Mejía.

En tal sentido, representantes de diversas instituciones esbozaron un crudo panorama relacionado con el funcionamiento del sistema sanitario en el AMBA, principalmente, en lo referido a la escasez de profesionales médicos en general y, en particular, en especialidades como psiquiatría, psicología, fonoaudiología, entre otras.

Esta carencia -explicaron- impacta en la cobertura de las guardias médicas en instituciones privadas y, especialmente, en los hospitales públicos. Uno de los factores expuestos por los especialistas es el deterioro de los ingresos que perciben los médicos, lo que impacta en una menor tasa de egreso en las universidades ante la escasa expectativa de un bienestar material en el futuro.

Como ejemplo señalaron que los médicos que brindan prestaciones para la obra social IOMA perciben alrededor de $500 por consulta, mientras que los profesionales que atienden a pacientes a través de prestadores privados cobran en promedio $800.

Desde el Foro de Salud consideraron positiva la posibilidad de que estas temáticas puedan ser abordadas en el marco de estos tipos de encuentros que nuclean a una diversidad de sectores de la comunidad.

 Arturo Ter Akopian, presidente de la Casa de Auxilio de Ramos Mejía e impulsor del Foro de Salud, sostuvo que se están registrando los problemas expuestos por los miembros de las instituciones, “a partir de ahí el objetivo a futuro es coordinar esfuerzos para llegar a las autoridades y solicitar con respuestas de salud lo más rápido posible”.   

Por otra parte, directivos de colegios privados y públicos detallaron las complejidades que se presentan en las instituciones educativas de Ramos Mejía vinculadas con la salud. Entre las principales, figura la necesidad de que nutricionistas brinden charlas de manera regular ante los crecientes casos de mala alimentación en las chicas debido a la moda del veganismo y el vegetarianismo, según explicaron.

La cada vez más elevada población educativa compuesta por alumnos, docentes y personal auxiliar y administrativo obliga a prestar atención a las emergencias en salud que se puedan presentar en los establecimientos educacionales, por lo que directivos de escuelas públicas y de colegios privados coincidieron en la necesidad de incrementar los cursos de primeros auxilios y RCP y, además, en impulsar una campaña para que haya un desfibrilador en cada institución escolar.

Asimismo, los docentes alertaron sobre la dificultad que se le presenta al estudiantado al momento de decidir las opciones de estudios terciarios o universitarios en el último tramo del secundario. Ante esta situación, consideraron priorizar el incremento d las charlas de orientación vocacional.

En tanto, la directora de una escuela de gestión estatal aseveró que el alumnado de las instituciones públicas de Ramos Mejía “en un 99%” proviene de la zona sur de La Matanza, entre otros factores, porque brindan viandas con alimentos al ser escuelas de doble jornada. En tal sentido, advirtieron que la comida que provee el estado provincial no es nutritiva porque el menú está elaborado a base de hidratos de carbono. 

Los integrantes del Foro destacaron que la  continuidad de este espacio de debate es de suma relevancia para cumplir con las expectativas de los representantes de entidades de salud, organizaciones vecinales, responsables de escuelas públicas y privadas y funcionarios públicos ante la necesidad de que se consolide un ámbito de intercambio de propuestas.

El desafío planteado por los impulsores del Foro es intentar buscar soluciones a los graves problemas que enfrentan los vecinos al momento de solicitar turnos, ante la demora en la atención médica y, por parte de los prestadores de servicios de salud, por la falta de profesionales y los problemas de financiación del sistema.