martes, abril 23, 2024
MUNICIPIO

Ciudad Evita: Se declararon inocentes los hermanos acusados del crimen de la enfermera 

Los dos hermanos acusados del crimen de Nilda Masso, la enfermera de 74 años encontrada asesinada a golpes y asfixiada el miércoles pasado en su casa de Ciudad Evita se declararon inocentes y seguirán detenidos.

Se trata de Cristian Damián (19) y Brian Ezequiel Fernández (21), quienes fueron indagados hoy por el fiscal Gastón Duplaa, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza.

El fiscal Duplaa les imputó a ambos el delito de “homicidio calificado por ensañamiento y criminis causa”, es decir, matar por ocultar otro delito, que en este fue caso fue el “robo agravado” del que fue víctima Masso y que también les atribuyó el representante del Ministerio Público.

Los hermanos Fernández se declararon inocentes del crimen de la enfermera al ser indagados por el fiscal y seguirán presos, ya que ayer la jueza de Garantías 6 de La Matanza, Carina Andrijosevich, convirtió en detención la aprehensión de los jóvenes.

En tanto, el pasado viernes vecinos de Ciudad Evita y familiares de víctimas se manifestaron en la Jefatura Departamental de La Matanza de Puente 12, al costado de autopista Ricchieri, en reclamo de justicia por el crimen de la enfermera y de mayor seguridad en la zona.

El hallazgo del cuerpo de Masso se produjo el miércoles pasado por la mañana cuando vecinos de la víctima denunciaron ante las autoridades policiales que había ruidos fuertes en una vivienda ubicada en Layarreta al 4100, de Ciudad Evita.


Unos minutos más tarde, personal policial encontró a la víctima muerta en el piso de su dormitorio, boca abajo, con un pañuelo en su boca y atada de pies y manos.

Según indicaron los informantes, la mujer tenía claros signos de haber sido asfixiada y que previamente había sido “muy golpeada”. A su vez, los investigadores determinaron que la mujer de 74 años fallecida vivía sola y trabajaba como enfermera.

De acuerdo con las conclusiones preliminares de los médicos forenses, Nilda Alejandra Masso (74) sufrió una gran cantidad de golpes en el rostro y en los miembros superiores, aunque la causa de su deceso fue el mecanismo asfíctico.

En tanto, los hermanos Fernández fueron detenidos ese mismo día en el barrio porteño de Villa Riachuelo cuando circulaban a gran velocidad por avenida General Paz a bordo de una motocicleta marca Zanella Due que fue identificada por el Anillo Digital de la Policía de la Ciudad.

En su poder se incautó un revólver calibre .22 marca Ítalo GRA y otro marca Pehuén MR, sin numeración visible, ambos con cinco cartuchos intactos y uno servido en el tambor.

Además de las armas de fuego, se les incautó un teléfono celular marca Iphone modelo 8, un teléfono marca Samsung Galaxy, notebook marca HP de color negra, una billetera marrón con negro que contenía 180 dólares y 3.870 pesos, un tensiómetro, un par de zapatillas blancas con vivos azules Adidas; un reloj blanco Gucci, una valija negra, un masajeador, un estuche de anteojos y 26 pastillas de Clonazepam, propiedad de la enfermera asesinada.

Un dato clave que permitió la detención de los dos sospechosos fueron las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, en las que se los ve salir de la vivienda a las 5.38 de la mañana, a paso tranquilo con bolsos y mochilas.