domingo, febrero 25, 2024
MUNICIPIO

La concejal Hernández realiza un balance a un año de la histórica elección del FIT-U en La Matanza

Por Natalia Hernández, concejal de La Matanza por el Frente de Izquierda-Unidad.

El 14 de noviembre del año pasado con el 9,68% de votos la izquierda anticapitalista se impuso como tercera fuerza política en el distrito más poblado del país. Obteniendo 70.500 votos para concejales en La Matanza, por lo que el Frente de Izquierda Unidad ingresó por primera vez en la historia al Concejo Deliberante con dos bancas.

Ingresamos al Concejo con la discusión del Presupuesto 2022 donde rechacé categóricamente el acuerdo con el FMI por parte del gobierno del FDT señalando que implicaba más ajustes y recortes.

La Matanza es un distrito con más de dos millones de habitantes y, aunque el intendente Fernando Espinoza insista en llamarla “capital del trabajo, la producción y la innovación”, basta solo ver algunos datos para mostrar como golpea el ajuste en curso, como los niveles de pobreza que en algunos barrios supera el 70% y una proliferación del trabajo privado no formal que supera el 36,4%.

Pero también hay grandes multinacionales que generan contaminación ambiental. Están terminando una autopista para que estas empresas lleguen más rápido con lo que exportan al puerto, pero lo hacen intentando aislar a distintos barrios. En La Matanza hay más de 122 asentamientos precarios, más del 22% de la población recibe un plan social.  Hay barrios sin cloacas ni asfaltos. Desde que asumimos, llevamos todos estos reclamos al recinto.

En las sesiones denunciamos que el Municipio tomó opciones políticas a la hora del aumento de las partidas. Por ejemplo, las partidas de publicidad aumentaron un 158,03%, mientras que a políticas de Géneros y Diversidades destinaron sólo el 0,57% del presupuesto, cuando sólo hay un refugio para víctimas de violencia machista, y somos el segundo distrito de la provincia de Buenos Aires con mayores víctimas. 

Nos encontramos en el distrito con un montón de desencantados del gobierno, porque les prometieron la heladera llena y esta cada vez mas vacía, pero no se resignaron y salieron a luchar por sus derechos. Con mis compañeros del Partido de Trabajadores Socialistas en el FIT-U, estuvimos acompañando y aportando en cada una de estas peleas, por tierra y vivienda, como las cras de los barrios 23 de Agosto, Nueva Unión y 1ro de Noviembre. Luchas importantes contra la contaminación como los vecinos que se enfrentan a la multinacional Klaukol que causó muchísimas muertes, los vecinos contra el envenenamiento que causa la fumigación con glifosato en Virrey del Pino o las peleas contra el gatillo fácil, como la familia de Lucas Verón, o recientemente Esteban Bellido, además del pedido de justicia por el joven Octavio Miguelez. También estamos con los docentes que en el distrito defienden la educación pública y con la denuncia de precarización laboral y vaciamiento de los hospitales por parte de trabajadores municipales de la salud.

Ingresamos al Concejo y pusimos la banca al servicio de todos estos reclamos. Cada proyecto que elaboramos, como la ordenanza municipal por el pase a planta de los trabajadores de salud, regulación del glifosato, por subsidios para mujeres víctimas de violencia, etc., fueron siempre elaborados colectivamente, pero apostando a la movilización en las calles para que triunfen sus reclamos.

Desde nuestro Partido impulsamos asambleas abiertas en nuestro distrito y en todo el país, para debatir junto a miles de luchadores y luchadoras sobre cuál es la salida que la clase trabajadora tiene para la crisis capitalista. Y también, para discutir el impulso nacional para conformar una Coordinadora Nacional para enfrentar el ajuste en curso. Esa es la principal tarea que tenemos hoy desde la izquierda.

Y Apostamos también a que los miles que rompen con el peronismo y acuerdan con el programa del FITU, se sumen a la militancia política y a ser parte de la construcción de un gran partido revolucionario de los trabajadores para esta vez vencer y terminar con este sistema de explotación y opresión.