miércoles, mayo 22, 2024
DESTACADA

Las medidas contra el coronavirus provocaron déficits de aprendizaje, según estudio internacional

Las medidas de confinamiento durante la pandemia de coronavirus sobre niños y niñas escolarizados tuvo un impacto educativo que provocó “déficits de aprendizaje” del cual muchos aún no se recuperaron, indicó un estudio internacional publicado en la revista Nature Human Behaviour.

Para arrojar estas conclusiones, los investigadores se basaron en 40 estudios realizados en una quincena de países europeos, Estados Unidos y en Sudáfrica, y señalaron que los resultados “confirman el temor de que la pandemia haya provocado importantes déficits de aprendizaje”, resumió la investigación.

Esos niños perdieron como media (promedio) una tercera parte del curso escolar.
También indicaron que esa cifra solo implica una idea muy simplificada de la situación, ya que existen importantes disparidades, en particular en función de la clase social de los estudiantes.

En tanto, los más desfavorecidos son los que tienden a acumular más retraso, consignó la agencia AFP.

“Esta crisis de aprendizaje es una crisis de desigualdades”, indicó en rueda de prensa Bastian Betthauser, principal autor del estudio.

Muchos países cerraron escuelas mientras que otros confinaron a los menores en sus casas al inicio de la pandemia, en 2020.

Un retraso de pocos meses puede tener grandes consecuencias a continuación, lo que convierte este fenómeno en “un verdadero problema generacional”, sostuvo el investigador.

Y agregó que “la educación es uno de los factores -quizás el principal- que determinará cómo será la entrada en la vida activa, el éxito en el mercado laboral, la capacidad de garantizarse un porvenir”.

Esta investigación es la mayor compilación realizada hasta la fecha, aunque faltan numerosos datos de los países más pobres.

Algunos de esos resultados explican la manera como se crearon esos retrasos, por ejemplo en matemáticas, más que en lectura.

Esto se debe a que “los padres quizás consiguen ayudar mejor a sus hijos a aprender a leer que a hacer ejercicios de matemáticas”, concluyó el experto.