miércoles, junio 19, 2024
ACTUALIDAD

Dos empleados del Consejo de la Magistratura seguirán detenidos en una causa por secuestro extorsivo en La Matanza

Cinco hombres, entre ellos dos empleados de maestranza del Consejo de la Magistratura de la Nación, fueron indagados y continuarán detenidos como sospechosos de integrar una organización que cometió al menos dos secuestros extorsivos en mayo en el partido de La Matanza, entre ellos el de un adolescente de 15 años, y por los cuales cobraron rescates por unos 74 mil dólares y casi dos millones de pesos, confirmaron fuentes judiciales.

Los cinco detenidos fueron indagados por el fiscal federal 1 de Morón, Sebastián Basso, quien les imputó los dos secuestros extorsivos consumados, uno de ellos agravado por ser la víctima un menor de 15 años, un tercer secuestro en grado de tentativa porque se vio frustrado por la intervención policial cuando estaban a punto de tomar cautiva a su víctima, como así también tenencia ilegal de armas de fuego, tenencia de estupefacientes y robo.

Si bien en un principio los investigadores de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza habían logrado la detención de seis sospechosos, uno de ellos fue liberado por falta de mérito, mientras que en la causa aún permanece un sexto integrante de la organización prófugo y con pedido de captura.

Según los investigadores, entre los detenidos se encuentran dos hermanos que son empleados de maestranza del Consejo de la Magistratura, identificados por la policía como Matías Nahuel Más (27) y Juan Jesús Más (21).

En una resolución firmada el 14 de julio, la vicepresidenta del cuerpo, Agustina Díaz Cordero, dispuso el inicio de una investigación sumaria sobre los dos empleados de la Magistratura.

“Toda vez que de la información recabada resulta que entre las personas detenidas involucradas en los hechos objeto de investigación se encuentran dos agentes de este Cuerpo, y dado que se desconoce el alcance de las imputaciones o si éstas guardan relación con las funciones que desempeñan, razones de elemental prudencia, que se sostienen en la urgencia y excepcionalidad del caso, demandan la inmediata apertura de una investigación sumaria”, dice el escrito, al que tuvo acceso Télam.

Los hermanos Más fueron indagados al día siguiente de su detención, el 11 de julio pasado, pero ambos se negaron a declarar ante el fiscal Basso.

Sin embargo, en las últimas horas, Matías Más y Juan Más declararon por escrito y rechazaron todas las imputaciones en su contra, aseguraron las fuentes judiciales, a pesar de lo cual, permanecen detenidos, al igual que otros tres presuntos cómplices.

Los hechos más graves que le imputan a los hermanos Más y a los otros detenidos ocurrieron el 12 y el 22 de mayo, cuando mantuvieron secuestrados a un hombre y a un adolescente, respectivamente, y cobraron importantes sumas de dinero como rescate.

Para los investigadores, ambos hechos están relacionados a una disputa entre bandas de ladrones, ya que una de las víctimas fue un hombre que estaba acusado de un robo cometido en el barrio porteño de Villa Devoto, y la otra (el adolescente) es el hijo de otro delincuente que ya estaba preso por ese mismo asalto.

Según las fuentes, en el primero de los casos, la banda capturó a un hombre identificado como Sergio Daniel Pérez en la localidad de González Catán y permaneció en cautiverio durante casi 24 horas, hasta que la familia de la víctima -que dio intervención a la policía-, pagó un rescate de alrededor de 40 mil dólares y 1.100.000 pesos.

Una vez que fue liberado, Pérez quedó detenido como sospechoso del robo en noviembre del año pasado en una casa del barrio porteño de Villa Devoto, a disposición de la justicia porteña.

Los investigadores establecieron que el segundo hecho ocurrió el 22 de mayo y la víctima fue el adolescente, hijo de otro de los supuestos autores del robo en Villa Devoto que ya está detenido por ese hecho, a quien capturaron en Ciudad Evita y, según los investigadores, permaneció cautivo algunas horas hasta que fue liberado sano y salvo tras el pago de dos rescates, el primero de 313.000 pesos y 4.000 dólares y el segundo de 419.000 pesos y 29.900 dólares.

Durante ese secuestro, la negociación fue realizada por la madre de la víctima, a quien en los reiterados llamados extorsivos le exigían el dinero que habían robado en noviembre del año pasado y la hacían escuchar los gritos y el llanto de su hijo mientras lo amenazaban de muerte.

Las detenciones de los sospechosos finalmente fueron realizadas por personal de la DDI de La Matanza tras una serie de allanamientos en los cuales fueron secuestradas al menos cinco armas de fuego y una ametralladora, centenares de municiones de distintos calibres, al menos 20 teléfonos celulares, droga lista para la venta y hasta automóviles que estaban denunciados como robados.

Para los investigadores, la banda estaba liderada por Ezequiel Gustavo Stelter (28) junto a uno de sus hermanos, Juan Maximiliano (33), mientras que Lucas Gastón Cóppola (31) era el encargado de realizar las llamadas extorsivas, y los hermanos Más aportaban la logística.

Fuentes judiciales aseguraron que el fiscal federal Basso aguardaba los resultados de algunos peritajes para pedir el procesamiento y la prisión preventiva de los cinco imputados al juez Jorge Rodríguez, a cargo del Juzgado Federal en lo Criminal 2 de Morón.