Dos condenados a prisión por el crimen de un joven en Tapiales

Dos jóvenes fueron condenados a 15 y 17 años de prisión por el crimen de Javier Alejandro Correa, asesinado a golpes y puñaladas delante de su novia por una patota que los atacó en mayo de 2019 en Tapiales, según fuentes judiciales.

La decisión del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Matanza recayó sobre Agustín Vasanllot Cassano (21) y Gabriele Avallone Tsangoulas (24), respectivamente, quienes llegaron al juicio detenidos como coautores del delito de “homicidio simple”.

“Me parecen muy pocos años por lo que hicieron, es muy injusto por todo lo que luché y porque la vida de mi hijo vale mucho más, se merecían la pena máxima posible”, dijo a Télam Elizabeth Rivero, madre de Correa (23).

En su alegato, el fiscal Sergio Antín había pedido 20 años para Vasallot Cassano y 21 para Avallone Tsangoulas, mientras que sus defensores solicitaron a los jueces Lucila Pacheco, Diego Burgueño y Arturo Gavier la absolución.

El fallo de 31 páginas coincidió con la fiscalía respecto a que el hecho ocurrió alrededor de las 5.20 del 12 de mayo de 2019 en la plaza de la Bandera, ubicada en la calle Altolaguirre, entre Humaitá y Tuyutí, de Tapiales.

“Cuatro sujetos en acuerdo previo y división de roles, con el conocimiento y la voluntad de dar muerte, corrieron y atraparon a Javier Alejandro Correa, le asestaron golpes a patadas en todo su cuerpo y con un arma blanca al menos una herida en su miembro inferior derecho de modo que cortaron su arteria femoral, provocando con eso un shock hipovolémico y causando así su muerte dos días después”, sostuvo en su voto la jueza Pacheco.

Entre otros elementos, la fiscalía y el Tribunal basaron la acusación en 11 testimonios brindados durante el debate oral. La novia de la víctima y una pareja relataron que esa noche habían ido al cine en la localidad de Morón, que la película había terminado en horas de la madrugada, y que desde ahí se dirigieron en auto, un Volkswagen Fox gris, a la Plaza de Tapiales.

Allí arribaron cerca de las 4.30 con intenciones de encontrarse con otros amigos y tomar un bebida que habían llevado antes de ingresar al boliche denominado “La Previa” ubicado ahí mismo, frente a la plaza.

En ese marco, un grupo de jóvenes los increpó sin haber ocurrido ninguna discusión previa y uno de ellos los desafió.

“Vení vos, el de las zapatillas rosas, vení porque si voy yo los mato a todos”, fue la amenaza que recibió el amigo de Correa.

Tras ello, los agresores comenzaron a correrlos por la plaza y uno de ellos sacó un arma de fuego y otro un cuchillo que buscó de un auto, con el que atacó a Correa golpes por la espalda y le dio un cuchillazo en la pierna.

“Amigo me dieron en la vena femoral, ya está, yo sé lo que me va a pasar…”, le llegó a decir el joven a uno de sus amigos, quien con su pullover le hizo un torniquete en la pierna izquierda.

Correa fue trasladado de urgencia en auto al hospital Balestrini de Ciudad Evita y quedó internado en terapia intensiva hasta que el 14 de mayo falleció a raíz de las lesiones sufridas, ya que había perdido mucha sangre.

“Ambos acusados responden sin lugar a dudas a las características físicas que los demás testigos pudieron observar con relación a dos de los autores”, aseguró la jueza en su voto, al que adhirieron sus colegas.

De esta manera, “la prueba testimonial rendida por quienes tomaron parte en la pesquisa resulta conteste entre sí y reconstruye lógicamente el paso a paso de la investigación” que determinó que los ahora condenados participaron en el ataque.

Además de los testigos, la magistrada destacó las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona que captaron el momento del crimen.

“Se aprecia que son cuatro personas que corren a un quinto sujeto, que dos de ellos logran sujetarlo y/o tomarlo por la parte superior de su cuerpo, derribándolo, que tras ello lo rodean y comienzan a pegarle, observándose claro –al menos- que un sujeto le asesta una patada a la altura de la cabeza y que otro realiza con su brazo dos movimientos de arriba hacia abajo que impactan sobre el cuerpo de la víctima, dándole una patada a la altura de la cabeza, para de inmediato huir con los demás en la dirección por la que venían”, explicó.

Por el caso, hace una semana fue detenido en el barrio porteño de Versalles un hombre, llamado Agustín Fernando Viera Alayón (33), quien estaba prófugo y ahora también será juzgado por el mismo delito que los condenados.


Open chat