Cometieron delitos durante más de 12 horas con un auto robado y no los atraparon

Durante el mediodía del jueves las cámaras vecinales de seguridad captaron el momento en el que tres delincuentes, después de bajar de un automóvil que luego se supo que era robado, sacan sus armas y apuntan en dirección al conductor, que inmediatamente escapa marcha atrás. Entonces, uno de los delincuentes vuelve al vehículo y toma la segunda Rivadavia de contramano, mientras el resto de la banda decidió correrlo para no perderlo de vista.

“Quien transita en contramano por la Segunda Rivadavia, cerca de la estación de Ramos Mejía, y corre 100 metros con un arma en la mano es porque se siente impune”, reflexionó el presidente del Observatorio de Seguridad de La Matanza, Daniel Bracamonte, al explicar el suceso.

Lo alarmante es que el Peugeot 308 en el que se trasladaban los asaltantes lo habían robado en la madrugada del miércoles y lo utilizaron para realizar un raid delictivo que, según algunos testigos incluyó desde El Palomar hasta Ramos Mejía.

En tal sentido, otra de las cámaras registró cómo los mismos delincuentes frenan bruscamente el vehículo y se bajan para someter a un transeúnte, arrojarlo al piso y robarle sus pertenencias, en la calle Ardoino, de Ramos Mejía.

“Hay que implementar retenes en serio debajo de los puentes que conducen a los barrios Carlos Gardel y La Antena, este último en Lomas del Mirador. La duda, entonces, es si se quieren realizar operativos cerrojo, porque una enorme cantidad de vehículos robados terminan en esos lugares”, aseguró Bracamonte.

Sin embargo, la cantidad de robos que se cometen de manera cotidiana son casi innumerables, como el ocurrido el último jueves en Av. de Mayo frente a la Heladería Due en el que sustrajeron los documentos personales y del automotor de un vehículo estacionado.

Por otra parte, ni las rejas detienen a los delincuentes que salen de madrugada a robar ruedas de automóviles o lo que encuentren a su paso. En las primera horas del viernes saltaron el paredón de un edificio ubicado en Hernandarias y Alfredo Palacios, y se llevaron una bicicleta.

Mientras que ayer, delincuentes robaron a mano armada un automóvil Onix luego de apuntarle a una mujer que viajaba con sus dos nenes.

Los relatos de los vecinos que son víctimas de los delincuentes continúan debido a que los robos que son moneda corriente en una ciudad que parece asediada por la delincuencia y observa perpleja la impunidad con la que mueven los delincuentes.