Negocian la reelección de intendentes para 2023

La llegada de Martín Insaurralde a la Jefatura de Gabinete del gobierno bonaerense incluyó la posibilidad de avanzar en un acuerdo que le permita a una buena cantidad de intendentes oficialistas aspirar a un nuevo mandato en sus comunas, aunque la pretensión no es exclusiva de los mandatarios del Frente de Todos (FdT), porque desde Juntos también ven con buenos ojos que se modifique la ley que prohíbe una nueva reelección.

Entre ambos sectores se discute la posibilidad de impulsar un mecanismo para que los jefes comunales en ejercicio puedan tener un mandato más, aunque nadie quiere dar el primer paso por el costo político que pueda significar.

La cantidad de intendentes que podrían beneficiarse con una reforma suman 87: 47 de Juntos, 37 del FdT y 3 vecinalistas.

La ley 14-836, que fue sancionada en 2016 mediante un acuerdo alcanzado por la entonces gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y Sergio Massa, se basó en un mecanismo cuestionado desde numerosos sectores debido a que se legisló de forma retroactiva.  El artículo establece que “el período de los intendentes, concejales, consejeros escolares, diputados y senadores a la entrada en vigencia de la presente Ley será considerado como primer período”. Es decir: al limitar la función a dos mandatos, empezó a contar el primer mandato en curso.

No obstante, no hubo ninguna presentación ante la Justicia por parte de los 87 intendentes perjudicados por la legislación. Además, Sergio Massa sostuvo que no haría nada para modificar una ley que impulsó y, desde otros sectores del oficialismo, como La Cámpora, se podrían beneficiar con la renovación de los cargos.

De los 87 mandatarios que con la ley vigente no pueden volver a competir en el 2023 aparecen todos los intendentes del PRO del conurbano: de Jorge Macri -que asumió el cargo por primera vez en el 2011 y reeligió en 2015 y 2019- como Gustavo Valenzuela (Tres de Febrero), Julio Garro (La Plata) o Néstor Grindetti (Lanús) que asumieron sus cargos en el 2015 y volvieron a ganar en el 2019.

Entre los que tuvieron más reelecciones se encuentra Gustavo Posse (San Isidro), que ganó por primera vez en 1999 y reeligió desde entonces. La particularidad es que el actual jefe comunal fue heredero su padre Melchor, que gobernó el distrito desde 1983 a 1999. Aunque la intendencia podría continuar en manos de la familia si, como todo parece indicar, Posse impulsa como sucesora a su hija Macarena.

En tanto, en el Frente de Todos hay un mandatario eternizado en el cargo, Alejandro Granados, que fue electo intendente de Ezeiza en 1995 y reelecto cada cuatro años. Por otra parte, se presenta una particularidad en Tigre, debido a que una modificación de la ley beneficiaría al actual mandatario Julio Zamora, lo que iría en contra de las aspiraciones de Malena Galmarini para postularse en su distrito.

Los otros mandatarios del FdT que se verían afectados son: Martín Insaurralde en Lomas de Zamora, Leo Nardini en Malvinas Argentinas, Gabriel Katopodis (San Martín), Juan Zabaleta (Hurlingham) y Jorge Ferraresi (Avellaneda).