Entrevista a Roberto Peduto, referente vecinal de Ramos Mejía sur

Hay personas que brindan su tiempo para colaborar con su comunidad ante sucesos que la afectan y conmueven, en general, como consecuencia de reiterados hechos de inseguridad que padecen los vecinos

Este es el caso de Roberto Peduto, que se transformó en referente barrial de un sector importante de Ramos Mejía sur ante el recrudecimiento de los robos, entraderas y hasta casos de secuestros que padecieron los vecinos de la calle Florencio Varela hace 9 años, por lo que decidió involucrarse para cambiar, aunque sea mínimamente, la realidad que le toca vivir a su comunidad.

Roberto, junto a sus vecinos de cuadra se organizaron para instalar nuevas luminarias, alarmas, cámaras de seguridad y se acercaron a la Comisaría 1ra. de San Justo para trasladarles la problemática barrial a los comisarios que pasaron por la dependencia desde hace casi una década.

Es que un amplio sector de Ramos Mejía, identificado como cuadrícula 17 y que está delimitado por las calles Brandsen, Av. Mosconi, Rincón y América, depende jurisdiccionalmente de la comisaría ubicada frente a la plaza principal de San Justo.

Pero los primeros días de abril de este año ocurrió un suceso que cambió la conducta de los vecinos y los impulsó a unirse y organizarse para hacerle frente a la inseguridad en la que viven.

Roberto gestionó la presencia del comisario Juan Quiñones que se reunió con un numeroso grupo de frentistas en la calle Florencio Varela al 1200, para trasladarles sus reclamos y para que implementen medidas efectivas de prevención ante el aumento de los robos.

La reunión realizada en plena calle se transformó en un momento bisagra. La prédica de más de 50 personas que acudieron para hacerse escuchar prendió en el barrio. Los grupos de WhatsApp dispersos fueron nucleándose hasta formar parte de uno más numeroso.

El temor ante el aumento de los robos, las entraderas a los hogares y los motochorros que no dieron tregua actuaron de estímulo en los vecinos que comenzaron a aunar esfuerzos para luchar por un objetivo común. En ese momento surgió la idea de crear una Comisión Vecinal para canalizar el deseo de participación expresado por el vecindario.

Roberto, con la experiencia de haber integrado la comisión directiva del Club Unidad de Matanza y de Sportivo Italiano, se propuso hacer realidad la propuesta. Unió fuerzas con otros referentes barriales de la calle Rincón, como Natalia y Claudio, y comenzaron a convocar a los vecinos que coincidían con la iniciativa.

Ahí comenzó la prédica del grupo para organizar al barrio, para reclamar por los derechos que tienen los vecinos y las obligaciones que deben cumplir los funcionarios públicos municipales, pero sus integrantes también golpearon las puertas de las comisarías para informarse sobre aspectos vinculados con la protección ciudadana.

“Pero nos dimos cuenta de que llegar a los comisarios era un tope. Entonces con el grupo que formamos nos fuimos convenciendo de que había que llegar a sectores políticos para trasladar nuestros reclamos. Paulatinamente, se nos unió mucha gente del barrio y creció de tal manera que hacía falta organizarse. En ese momento surgió la necesidad de crear una Comisión Vecinal”, explicó Roberto.

¿Cuál es el objetivo de la Comisión Vecinal?

La comisión está formada de palabra, pero para que tenga un peso concreto y un reconocimiento real y legal tenemos que crear una Asociación Civil con personería jurídica. Pero eso requiere un proceso. Primero tenemos que formar una comisión directiva y tramitar la creación de la Asociación Civil ante el organismo correspondiente con sede en La Plata.

A esta situación llegamos por el crecimiento que tuvimos, por lo que nos estamos organizando para trabajar en toda la cuadrícula 17 que tiene aproximadamente 100 manzanas. Nuestro trabajo ahora consiste en tomar contacto con vecinos que sean los referentes de cada una de las cuadras para que nos ayuden a comunicar la función que va a tener la Asociación Civil con personería jurídica y a juntar el dinero para afrontar el gasto de 40.000 pesos que es lo que nos cobra la escribana para realizar el trámite para crear la asociación.

¿Cuáles serían los beneficios de esta Asociación Civil con personería jurídica?

La personería jurídica nos permitiría ingresar en el Foro de Seguridad de La Matanza, acceder a las autoridades de Seguridad del Municipio y de la Distrital ubicada en Puente 12. Pero lo más importante es que tendríamos una llegada directa a la Municipalidad para solicitar la instalación de luces led, alarmas vecinales, cámaras de seguridad, porque nuestro objetivo principal es la seguridad.

Te doy un ejemplo, las cámaras sirven para monitorear el escape de los delincuentes y para que los patrulleros inicien una persecución para atraparlos. Un modelo a seguir es el Centro de Monitoreo de Morón, ubicado sobre la Avenida Rivadavia, que funciona de manera adecuada. Esto lleva a que en Morón ciudad los hechos de delincuencia sean mucho menores que en Ramos Mejía.

Esto es lo que queremos que funcione en La Matanza. Porque sabemos que la Intendencia tiene plata trabajando en un plazo fijo en el Banco Provincia, por lo tanto, plata para hacerlo hay. Porque el intendente dijo que habían puesto 2.500 cámaras, pero la mayoría funcionan para hacer infracciones de tránsito, no para el seguimiento de los delincuentes.

La Comisaría 1ra. de San Justo, a la que pertenece la cuadrícula 17 ¿tiene los suficientes móviles y personal policial para cubrir esta zona de Ramos?

Yo voy a ser muy duro con esta respuesta. Yo no engaño a la gente: “estamos al horno con papas”. Al ver lo que tiene que cubrir esa comisaría con la Villa Palito y otras incluidas es imposible que tengamos seguridad, por eso es necesario que hagamos algo urgente, porque no pueden cubrir la seguridad de semejante cantidad de cuadrículas, porque en las 12 zonas que tiene la 1ra. hay sectores muy poblados, por lo que se hace imposible su cobertura. Por eso habría que ver si no es conveniente que esta cuadrícula 17 se moviera para Ramos. Habría que analizarlo.

¿A la Asociación Civil se podrían sumar personas que viven en otras cuadrículas de Ramos y de otras localidades?

No queda acotado a esta cuadrícula. Pero lo que sí yo sueño es que se logre conformar una Asociación Civil con personería jurídica para la cuadrícula 17. Pero si se lo mira desde otro punto de vista sería muy egoísta que quede para este sector. Si quieren integrarla otros vecinos de Ramos Mejía que no viven en esta cuadrícula pero comparten los mismos problemas ¿por qué no lo podrían hacer? Lo mismo con los vecinos de Lomas del Mirador, de Villa Luzuriaga y otros.

Pero hay que ver primero cómo se organiza. Porque es un desafío formar una Asociación Civil de un barrio tan grande, y si se suman de otros cada vez va a ser más difícil. Sería espectacular, pero hay que ver si se puede organizar bien para cubrir las falencias de los distintos barrios. Por eso hay que ir paso a paso.

¿La Asociación Civil no tendría una finalidad política?

Nosotros cuando hacemos las reuniones de la Comisión Vecinal no les preguntamos a las personas que asisten la idea política que tienen. Está bien que cada uno la tenga y es respetable, pero esto tiene una sola finalidad: unirnos como vecinos para mejorar la calidad de vida de los que vivimos en la cuadrícula 17. Aquí no hay ninguna motivación política ni económica. Lo único que queremos es ayudar a la gente que nos gobierna, a la policía y lograr que los vecinos se involucren para vivir mejor. Es el único fin que tenemos.

¿Cuál sería la labor del referente en cada cuadra dentro de la cuadrícua 17?

Al referente por cuadra lo queremos para que interactúe con los vecinos de acá en adelante, para que informe lo que se decide en las reuniones de comisión, aunque son abiertas y cualquiera puede participar y aportar ideas o quejas.

Además, los representantes por cuadra están distribuyendo un volante con un teléfono y un mail para los que los vecinos que tengan dudas e inquietudes se puedan comunicar.

Quiero aclarar que este no es un problema de dinero, que sí lo tenemos ahora porque debemos juntar 40.000 pesos para pagarle a la escribana y comprar los libros de acta y de caja. Sin embargo, la rúbrica de estos libros no la pagaríamos porque hice gestiones ante el Municipio para que se hagan cargo de ese gasto.

Para juntar el dinero calculamos que con un mínimo de 200 pesos que aporte cada vecino podemos cubrir el costo que demandaría el gasto de la escribana. El que quiera colaborar con más lo puede hacer. Además, todo eso se registrará debidamente para que quede a disposición de cada persona que hizo su aporte.

Asimismo, el único gasto posterior que tendría la Asociación Civil con personería jurídica sería la confección del balance que se debe realizar a fin de cada año.

¿Hasta cuando hay tiempo de formar la comisión directiva para la creación de la Asociación Civil?

La escribana regresa de vacaciones los primeros días de febrero, entonces nuestra idea es llevarle el dinero y los papeles necesarios para que efectúe el tramite para la conformación legal de la entidad. Uno de los requisitos es la presentación de una comisión directiva que cubra los siguientes cargos: presidente, vicepresidente, secretario, prosecretario, tesorero, protesorero, revisor de cuentas, vocales titulares y vocales suplentes.

En la última reunión nos pusimos como meta que para mediados de enero las personas que deseen integrar la comisión directiva lo manifiesten. Una vez que tengamos a los postulantes ellos mismos elegirán la manera en la que se cubran cada uno de los cargos junto con los vecinos que se acerquen a la reunión. Por lo tanto, aspiramos tener confirmada la lista con los integrantes de la comisión directiva definitiva para el 20 de enero.

Mapa de la cuadrícula 17

Open chat