Desbaratan banda narco que operaba en San Justo y que traía droga de Paraguay

Cinco personas fueron detenidas al ser acusadas de integrar una banda que traía marihuana desde Paraguay para comerciarla en San Justo y que, a su vez, era liderada desde una cárcel de la provincia de Buenos Aires, informó ayer la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

En un comunicado de prensa, la PSA indicó que se trata de una investigación iniciada en febrero de 2021 por el juez en lo Penal Económico 2, Pablo Yadarola, a raíz una denuncia anónima sobre la existencia de un lugar en la Villa Palito de San Justo que era frecuentado por una camioneta blanca, acondicionada para trasladar y descargar paquetes de droga.

A partir de tareas investigativas se constató en ese sitio un domicilio en el que residía una mujer y un hombre que estaba prófugo de la justicia paraguaya por contrabando de estupefacientes, y que ambos integraban una banda narco que era liderada por otras dos personas, una de ellas actualmente detenida en la Unidad Penitenciaria 30 de la localidad bonaerense de General Alvear.

A su vez, los investigadores determinaron que otros integrantes de la misma banda transportaban la droga desde Paraguay hasta la vivienda de “Villa Palito”, para luego ser distribuida en varias zonas del conurbano, donde se acopiaba para su posterior comercialización a menor escala y venta al menudeo.

“El enfoque federal de la investigación logró afectar no sólo la operatoria de la organización en su escala territorial más baja sino, desde un plano más estructural, los canales de distribución de marihuana que alimentan las bocas de expendio”, indicó el director nacional de la PSA, José Glinski.

En total se realizaron 12 allanamientos en “Villa Palito”, Rafael Castillo, El Palomar y una celda de la cárcel de Alvear en los que se detuvo a cinco sospechosos, cuatro de ellos de nacionalidad paraguaya; y se incautaron 3.033 gramos de marihuana, 221.474 pesos, cuatro autos, una moto, elementos de corte y dos balanzas, 11 celulares, un GPS, una tableta y cuatro pendrives, entre otros dispositivos electrónicos.

Mientras que los acusados, cuatro hombres y una mujer, quedaron incomunicados y a disposición del juez Yadarola.