Espinoza recorre Nueva York alejado de la realidad de La Matanza pero cerca de los amigos de Massa

por Natalia Hernández, concejal del PTS-FITU en La Matanza.

“Con suerte llegamos al 15 del mes” me decía una jubilada feriante en Villa Scasso la semana pasada. Mientras, Fernando Espinoza paseaba por Nueva York haciendo gala de una supuesta innovación que en La Matanza solo se ve en los discursos. Lo que sí se ven son los golpes diarios de la inflación en cada compra, los salarios bajísimos y los millones de trabajadores que subsisten día a día.

Para colmo, el “superministro” Sergio Massa confirmó que los tarifazos van a ser más duros, ya que los subsidios serán solo hasta 400 kWh de consumo. O sea que va a ser massazo aún mayor para grandes sectores de trabajadores.  La decisión es clara, desde el Frente de Todos no  piensan recuperar lo perdido con el macrismo y encima siguen los ataques para beneficiar a los empresarios amigos que gozan de las privatizaciones menemistas. Una verdadera estafa electoral después de que prometieron que volvían para llenar la heladera. Ni hablar de la oposición de derecha que hundió al país con el FMI y una deuda que quieren que paguen generaciones enteras. 

Desde nuestro partido, el PTS sabemos muy bien que para conseguirlo hay que organizarse desde abajo y que desde el peronismo buscan evitarlo por todos los medios, intentando imponer que las cosas son solo de “arriba para abajo”. Es por eso que en la última sesión del Concejo Deliberante se pusieron muy nerviosos cuando contamos y mostramos que impulsamos la organización para que los trabajadores tomen el destino en sus propias manos. 

Intentaron ningunear la organización de los vecinos que pelean para no quedar aislados por la construcción de la autopista Pte Perón en Virrey del Pino. Que fue pensada para que las grandes multinacionales lleven su cargamento más rápido al puerto, no para mejorar las condiciones de vida de las familias. 

Se negaron a tratar de manera urgente el proyecto que presentamos en debate e intercambio con trabajadores municipales de la salud por el pase a planta permanente. Qué fueron los que durante la pandemia se movilizaron masivamente. Miles de contratados a término, monotributistas y hasta “empleados” a través de cooperativas municipales y por el Potenciar Trabajo. El debate instalado para “convertir los programas sociales” en La Matanza ya lo ejecutan desde hace años de la mano de Espinoza.

¿Esto qué implica? Para los trabajadores, un retroceso total en materia de derechos laborales: salarios de $22.770 cuando la canasta familiar medida por ATE Indec supera los $ 160.000 para no ser pobre, además de no tener derechos a la sindicalización, a tener una obra social, jubilación ni vacaciones. Estas son las consecuencias de que los intendentes monopolicen los programas sociales. Mano de obra barata qué manejan desde los municipios. 

El reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados. 

Cuando desde el Frente de Izquierda planteamos en la campaña electoral que había qué rechazar al FMI era porque teníamos claro qué el ajuste recae sobre millones de trabajadores. Teníamos razón.  

Ahora desde el peronismo ponen a un “superministro” que parece estar por encima del presidente. Pero ¿quién lo votó a Massa? Nadie. En realidad sí. Los mercados y los empresarios amigos pero no los millones que confiaron en sus mentiras de campaña. Dicen qué tiene “espalda política”, la misma que usó para votarle las leyes de ajuste al macrismo.

No puede ser que el destino del país entregado al imperialismo yanki sea definido por solamente tres personas. Ante tremenda crisis política es necesario llamar a una asamblea constituyente qué sea libre y soberana para qué . Los que movemos el país tenemos que debatir y plantear una salida propia, porque es mentira que lo único que nos queda es ajuste para el pueblo. Hay qué sacarle al pequeño grupo que se fugan de a millones y son bancados por todos los gobiernos. 


Son los mismos que especulan con las tierras mientras en La Matanza continúa la pelea por vivienda, mayormente encabezada por mujeres. La docencia continùa la pelea por escuelas en condiciones y alimentos para las y los niños, tambièn cobra visibilidad la pelea por un ambiente sano en un distrito donde avanza la contaminación. Hay que unir las luchas para enfrentar el ajuste en curso. En ese caminos estamos desde el PTS y ponemos nuestra banca en el Concejo deliberante a disposición de estas pelea.